Boletin JondoWeb


Querido amigo :

El valor de la copia…

El gusto por las versiones se generaliza. Es fácil comprobar en cualquier patio de butacas una reacción positiva y animosa ante el reconocimiento de un tema famoso que popularizó otro músico. Y en cambio, la actitud pasiva e inexpresiva cuando el tema que se interpreta es desconocido. Imagino que es una de nuestras debilidades como oyentes, alinear nuestro ánimo con lo conocido, y alejar en ese momento cualquier espíritu crítico sobre lo que escuchamos.

Entramos en estos casos en una especie de aletargamiento colectivo, y somos capaces de encumbrar a un músico que no ha hecho nada suyo… y es más, un músico que no ha hecho nada con cierta profundidad. Hay casos espectaculares en estos tiempos que corren, y me llama la atención porque esto no sucedía antes… Es como si el público, que siempre ha sido sabio, dejara de ser exigente, y prefiriera el gusto por lo conocido, aún sin alma, al deleite de descubrir lo desconocido, siempre alineado con la sorpresa y con la emoción…

La otra noche tuve la oportunidad de ver en directo la parafernalia del artista Paco Montalvo, un violinista que incorpora a sus interpretaciones una imagen singular de complejidad y espectacularidad que no llegué a percibir en mis oídos. Lineal y sin alma… pero que encantó al respetable. Montalvo se ha convertido en muy poco tiempo en un fenómeno extraordinario, alcanzando una popularidad extrema gracias a las redes sociales; y participa en festivales de postín como primera figura.

Versiones de tópicos populares que la gente bailaba, bajo el anuncio de ser el pionero del violín flamenco. Ahí es nada, porque el indocumentado presentador que ni sabe ni le importa, borró con una sola frase la carrera de Bernardo Parrilla o de Alexis Leffebre, que llevan un montón de años haciendo verdaderas filigranas con ese instrumento. Impera, por tanto, el panfleto publicitario del propio artista, que con notas cortas y rasas, sin hacer daño a nadie, lo más flamenco que lleva en su repertorio es el Entre dos aguas de Paco.

Y aunque me parece razonable que los hacedores de versiones gusten al respetable que no entra en otro tipo de valoraciones, me gustaría pensar que cuando escuchan una versión con una mínima y a veces nula aportación del intérprete, realmente están reconociendo la labor real del músico creador de esa obra, que fue quien sufrió y superó la actitud pasiva e inexpresiva del que escucha algo desconocido… O puede ser que el público también haya cambiado, y antes si se primara la originalidad, la sorpresa y la emoción.


Gracias por confiar en Jondoweb.



Críticas

Noticias

Investigación, Opinión y Multimedia

Promoción