Boletin JondoWeb


Querido amigo :

Con la revolución...



Según el Diccionario de la Real Academia Española, el feminismo es el principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre, aunque en segunda acepción, también se refiere al movimiento que lucha por la realización efectiva en todos los órdenes del feminismo. Y éste debe ser el punto de partida siempre que se utilice el término feminismo… Así que una o un feminista no es ni más ni menos que una persona que cree y defiende la igualdad entre hombres y mujeres…
Sin embargo, es fácil encontrar últimamente debates, foros, artículos de opinión o incluso mítines políticos donde estos términos se colocan a merced de los vientos que corran, se llevan al extremo enfrentando a la gente, se incentiva la lucha entre sexos, y se cuestiona el valor de este movimiento al reducirlo miserablemente a las bondades y deficiencias que se derivan de la ley sobre violencia de género. ¡¡¡Y ya está bien!!!.

Es evidente que queda mucho por hacer, y es evidente que los-as feministas lo saben. Ahí queda la masiva participación en la manifestación internacional del 8 de marzo (día internacional de la mujer). Y puede haber alguien que no lo entienda porque en su entorno no perciba la desigualdad, pero existir… existe… Y es genial si no existe en todos los sitios, pero mientras haya un foco con desigualdad, debe lucharse. Y que no nos confundan. El feminismo es un movimiento distinto al LGTBI. Ambos son muy necesarios, pero son distintos y cada uno de ellos se encuentra en su propio marco de desarrollo.

Yo creo que nadie duda que la mayor revolución de la historia conocida ha sido la de la mujer, sobre todo, la de la mujer occidental. Una revolución larga y silenciosa, que ha dejado en el camino miles y miles y miles de mártires sin identidad, de millones de voces apagadas y de escalofriantes estadísticas del olvido. Los-as feministas nos han enseñado que se puede hacer una revolución sin sangre del contrario, que la dignidad es la única posesión irrenunciable del ser humano y que la libertad para decidir no es un derecho sino una obligación.

La educación de un sistema patriarcal no puede ser la excusa de nada ni de nadie. Todos tenemos la misma carga de responsabilidad. Si la ley está mal, que se utilicen los procedimientos legales para arreglarla; si la paridad es injusta, que establezcan los procedimientos que la regulen; pero que nadie tenga la indecencia de utilizar el movimiento feminista como arma política arrojadiza, que nadie profane con su miseria personal la memoria de tantas mujeres que han perdido la vida a manos de verdugos que merecen la oscuridad hasta el final de sus días, machistas o asesinos, me da igual; que nadie vomite su borrachera mental sobre el miedo y la humillación del más débil. Para todos estos también es necesaria una ley que los castigue con virulencia.

Si , , La igualdad real es necesaria. ¡¡¡Ojalá todas las mujeres del mundo tuvieran esa conciencia y salieran a la calle…!!!.


Gracias por confiar en Jondoweb.



Críticas

Noticias

Investigación, Opinión y Multimedia

Promoción