Vaivén


Discos Flamencos
Miguel de Tena
PSM Music. 2004
Marcos Escánez Carrillo


Encontrar actualmente un disco como el de Miguel de Tena, supone para mí cierta satisfacción, porque viene a demostrar lo que uno defiende desde siempre. Y es que en contra de la evidencia, hay determinados cantes que siguen cultivándose por encima o por debajo del snobismo imperante.

Miguel de Tena es una voz fresca y limpia que se incorpora al elenco de artistas que los aficionados debemos someter a cierto seguimiento. Aparece con un disco humilde en una mano y un buen montón de importantes premios bajo el brazo.

Poseer una voz como la de Tena es como tener un cofre lleno de posibilidades al que uno puede asomarse de forma constante para no dejar de sorprender a quien lo oye. Se acerca con valentía a la melismática del Marqués de Porrina, a pesar de incrustarlas en los tangos extremeños que abren el disco o en el cuplé por bulerias, ambos estructuralmente modernos. Porrina ha sido un cantaor para el que el destino no ha reservado seguidores de renombre, seguramente, porque cantar por el Porrina implica la posesión de una portentosa garganta.

Incluye unas trabajadas alegrias de Córdoba, tal y como las hace Curro de Utrera, varios estilos de los fandangos de Vallejo, unas guajiras bien ejecutadas y unos caracoles a los que se permite engalanar con verdaderos alardes de fuelle.

La falta de convicción que denota en las seguiriyas, se solapan con la seguridad que ejerce en los cantes de trilla y con el buen gusto del que hace gala en la malagueña del Mellizo.

Un disco raro para este ahora. Una selección de cantes muy poco habituales en estos tiempos que corren, y que demuestran que este Miguel ha elegido el camino difícil, y que ni los records ni el dinero fácil condicionan sus pautas de actuación.

Difícil tu camino... que yo alabo...

¡Salud y suerte!