Un sueño de locura


Discos Flamencos
David Carmona
Nuevos Medios, 2017
José Cenizo


DAVID CARMONA, Un sueño de locura, Nuevos Medios SL, 2017
UNA OBRA FRESCA, MODERNA Y RESPETUOSA
José Cenizo Jiménez



En una de mis clases del Máster de Flamenco de la Universidad de Cádiz (junto a otras Universidades), en Jerez, tuvo como alumno de lujo, entre otros, a David Carmona, Giraldillo al artista Revelación de la XVI Bienal de Arte Flamenco, entre otros premios, el joven guitarrista y compositor que con este disco que comentamos, Un sueño de locura, ha logrado algo difícil: hacer una obra fresca, cercana, respetuosa a la ve con la tradición y con lo contemporáneo. Flamenco de hoy, y de siempre, por su calidad.

David se está formando a todos los niveles, como pueden ver. Es un flamenco del siglo XXI en todos los sentidos, también en este de la formación académica. Como puede verse en su página de Internet, davidcarmona.com, de él ha dicho nada más y nada menos que Manolo Sanlúcar: “…es mi hijo adoptivo, mi único heredero, es el referente del futuro en la guitarra”. Ahí queda eso. No cabe mejor piropo de más alto origen, si bien, a la vez, supone una gran responsabilidad para el compositor que se estrena con este sueño, pero no loco, sino reflexivo, profundo, cuajado de buen nivel, como es su Un sueño de locura.

Francamente, es una obra madura, de flamenco a tope, de saber dónde se está, de dónde se parte (su familia, su maestro Manolo Sanlúcar junto a otras influencias…) y a dónde se quiere llegar sin perder el norte en ningún momento.

Un disco para oír de seguido sus ocho temas, que sabrán a poco. Uno: El comienzo por bulerías, un inicio airoso del CD y de este tema, con punteados brillantes, contrapuntos certeros, in crescendo con ímpetu y colorido, falsetas y diálogos que se pegan al oído con facilidad, combinando con oficio pasajes vertiginosos con otros sosegados. Dos: una soleá lenta y concentrada, con picados y trémolos que parecen diálogos con la naturaleza esencial del arte y de la vida. Tres: unos tangos con letra de esperanza y superación (“Siento que la vida misma / es una dura prueba que hay que superar, / por eso cuando tropiezas, niño, / te vuelves a levantar, a elevar”), con la voz de Estrella Morente, risueña y hermosa como es habitual, tangos con toda la frescura y el cuerpo rítmico envolvente de este estilo. Cuatro: tema en Mixolidio, modo en la guitarra importante también en el jazz y el blues, también llamado “escala Mixolidio”, construido a partir del quinto grado de la escala mayor, se usa para improvisar acordes sobre séptima, Mixolidio o, aquí, un tema pausado, reflexivo, titulado “Búscate por ahí…”. Cinco: “De Sanlúcar al Tesorillo”, unas alegrías con Carmen Molina, de letra amorosa, plenamente gaditana, marinera, muy ritmada, afanosamente alegre y viva. Seis: Bulerías de avance rítmico potente una vez que se pasa la introducción pausada y serena, lujosos picados, con la huella de Sanlúcar siempre presente junto a todo lo vivido en la familia y en la vida. Siete: Una taranta con un uso poderoso de la técnica del pulgar, logrados compases taranteros con emoción y deleite en lo que se está transmitiendo, y un cierre con un trémolo intimista. Y ocho: “El detalle (A ritmo de soleá)”, con la voz de otro grande de hoy, Arcángel, esta vez con una letra más reflexiva y filosófica (“Con la experiencia de los años / me paro y pienso / al sentir, mare, los sueños”.

En conclusión, un primer trabajo nada primerizo, que aborda a la vez con intensidad y sencillez algunos momentos y estilos del mejor flamenco que hemos heredado y que debemos, con el sonido de ahora, preservar. Irá hallando nuevos cauces, aún más recursos, irá marcando aún más su personalidad… Este David parece un Goliat de tan serio y maduro, un joven con la cabeza bien asentada, un competente artista que nos dará muchas satisfacciones en el futuro. Sin duda, uno de los mejores discos de guitarra flamenca que hemos oído últimamente.