Tela marinera


Discos Flamencos
Mariana Cornejo
Pasarela (2005)
Marcos Escánez Carrillo


De la escuela gaditana, lo que se dice gaditana…, esa que remanece del Mellizo como tronco principal y que siga fiel a esta estética, no hay tanto flamenco como puede pensarse. Lo que pasa es que el que ha habido, ha hecho mucho, pero que mucho ruido. Y eso, sin duda, ha sido por su extraordinaria calidad.

Desde el Mellizo, del que sólo podemos considerar sus creaciones, hasta nuestros días, pasando por Aurelio, Pericón, Manuel Vargas, La Perla; en la estética que conocemos como genuinamente gaditana no podemos enumerar muchos artistas, pero casi todos ellos han marcado un surco imborrable en la historia del flamenco. En el momento actual sucede lo mismo: Rancapino, Chano Lobato y Mariana Cornejo son los máximos baluartes de este rincón geográfico.

Y siempre es una alegría encontrar un disco de alguien como Mariana Cornejo, que en su trayectoria ha permanecido fiel a su planteamiento musical, sin prisas, sin estridencias, sin alardes. Cantar como Mariana es muy difícil, porque para ello hace falta tener esa gracia que sólo Cádiz sabe imprimir a sus artistas.

En este trabajo tenemos un claro ejemplo de cómo respira actualmente el mercado discográfico, que impone a los artistas la inclusión de ciertas licencias que se escapan del flamenco más tradicional. Que si una rumbita con claves de salsa, que si una canción arrumbada, que si una zambra homenaje a la Paquera de Jerez… Y lógicamente, hay que abordar los palos más pegadizos, los más livianos y los que más venden. Así encontramos tres cortes de bulerías, uno de fandangos de Huelva, un tanguillo, una cantiña y una soleá. También es cierto que son los cantes de compás los que siempre ha cultivado Mariana…

Como dato curioso, el tanguillo titulado “La guapa de Cádiz”, que podríamos definir como el Hip Hop andaluz, y que nació hace más de 20 años. Y como recomendación, la soleá, con un sobresaliente Pascual de Lorca a la guitarra y la verdadera esencia cantaora de Mariana Cornejo.