Te mata el remordimiento


Discos Flamencos
Paquera de Jerez
Universal (2007)
Rafael Suarez López


La historia discográfica del flamenco está comenzando a ser larga. Los registros grabados durante muchos años, especialmente los más antiguos, son documentos únicos que nos permiten conocer manifestaciones singulares del cante y de la guitarra de grandes figuras del flamenco.

La evolución técnica facilita las reediciones de los primeros discos de pizarra y de los posteriores de vinilo en nuevos soportes, mejorando la calidad auditiva primitiva. Ello permite renovar los más antiguos, deteriorados por el uso y el paso de los años, completar discografías y, lo que es más importante aún, facilitar el mejor flamenco a los nuevos aficionados.

En la línea de volver a editar grabaciones antiguas, nos encontramos con una de los primeros años de la década de los setenta del siglo pasado, donde una joven “Paquera de Jerez” nos dejó doce cantes que ya muestran la pureza nativa y racial de su arte que, acompañada de una estética personal y una poderosa voz, la convirtieron en una extraordinaria y legendaria cantaora flamenca, alcanzando con las bulerías jondas jerezanas unas cotas sublimes.

El dominio del compás, ritmo y melodía que tenía de las bulerías era tan elevado que le permitía una capacidad creativa instantánea, que exteriorizaba con unas interpretaciones llenas de fuerza, llegando a los remates de los cantes con movimientos impulsivos e instintivos de los brazos, tan flamencos como naturales, tan salvajes como poéticos. Sus bulerías siempre han estado presentes en sus actuaciones y grabaciones. No podían faltar en este disco. Tres cantes están dedicados a ellas.

“La Paquera de Jerez” nunca llegó a comprender los motivos por los que algunos “eruditos” del flamenco consideran al fandango un cante “pequeño”. Si en él entregaba el alma y dejaba a sus pulmones sin aire, rebasando los límites físicos,…. ¿cómo podía ser un cante chico? ¡Es evidente que no! Ella incluyó dos fandangos en este disco con la categoría de cante “grande”

Sentía una gran admiración por Manolo Caracol, una de las primeras figuras del cante de todos los tiempos. Su devoción la convierte en homenaje cuando canta. En los tientos y zambra seleccionados para esta grabación se aprecia cierto estilo “caracolero”.

Este valioso documento flamenco queda redondeado con unas majestuosas soleares y siguiriyas y con una encantadora “nana por soleá” asomando su lado más tierno y maternal.

La maestría en la ejecución de los doce cantes y por extensión la de toda su trayectoria artística no es fruto del azar, puesto que Francisca Méndez Garrido “La Paquera de Jerez”, extraordinaria cantaora jerezana, gitana y rubia, bebió de las fuentes del flamenco que encontró en su propia familia. Antes de ella, ninguno de sus familiares había sido artista profesional, pero todos cantaban y bailaban. Conoció y profesó desde muy niña el flamenco tradicional y popular de Jerez hasta llegar a ser una referencia histórica.