Suma flamenca 2007


Opinión
Pablo San Nicasio


SONANTA PARA TODOS


La programación de la Suma Flamenca 07 en lo que a guitarra se refiere, llegó a ser lo que pretendía: una apuesta decidida por nuevos formatos buscando, a la vez, un equilibrio de actuaciones entre las figuras y los nuevos valores de la sonanta.

Si bien es cierto que hubo altibajos y que no todos los nombres brillaron a la altura deseada, hay que decir que la media de calidad fue buena y que la guitarra, por afluencia de público y repercusión, se apunta un tanto de entrada que no todos esperaban.

En apenas diez días se pudo disfrutar de siete conciertos de guitarra de otros tantos intérpretes, algunos llegados desde fuera de nuestras fronteras.

Abrió esta sección de guitarra el interludio solístico del japonés Eizo Tawara. Su actuación se enmarcó en el espectáculo “Japón Flamenco” e intervino tanto acompañando al cante y baile de dos compatriotas, como en solitario. Destacó su aire al toque y sus buenos conceptos de sonido y armonía en la rondeña que tocó solo.

Al día siguiente Tomatito y su grupo, esta vez sin Cris, su habitual segundo guitarra, gustaron en San Sebastián de los Reyes. Una vez más, el de la Chanca volvió a destacar a compás de bulerías. De su grupo sobresalió un José Maya cuyo baile encaja a la perfección con la fuerza de la guitarra de Tomate. El concierto fue corto y José ni siquiera habló al público. Quizá estaba contrariado por el volumen, altísimo, de los micrófonos. Lo que hacía que el sonido de su guitarra perdiese bastantes matices. Sobre todo teniendo en cuenta que la calidad el mismo ha ganado mucho últimamente.

Jesús de Rosario y Erik Steen firmaron dos actuaciones diferentes en un mismo concierto. El primero se llevó el gato al agua con una propuesta de nitidez y buen gusto en el toque. Su grupo de músicos fue de lo mejor de la noche, del que destacamos a “Vatio”, gran conductor de un novedoso violonchelo eléctrico. Hay que decir del sueco Erik Steen que posee mucha velocidad y recursos técnicos, pero que aún le falta conexión con el público en tanto que no ha logrado todavía una pulsación clara que haga notar el fraseo de los toques. Los cierres y remates apenas se hacían notar en un mar de escalas y ligados. No obstante sus ideas armónicas son muy recuperables y habrá que verle en mejor ocasión.

La guitarra de Victor Monge “Serranito” llegó al Círculo de Bellas Artes acompañada de un numeroso grupo formado por otras dos guitarras, el buen cante de Eva Durán, quien destacó por Seguiriya, percusión y piano. Este último elemento llegó a eclipsar en determinados momentos una actuación marcadamente virtuosística. Hay que seguir esperando más del maestro, quien esta cogiendo rodaje tras una lesión pasada.

Daniel Casares se sumó a la Suma con una propuesta donde predominó el compás de ida y vuelta. Hasta tres rumbas y una guajira se marcó con su grupo el malagueño. Se trata de un guitarrista con grandes dotes técnicas y amplio bagaje en cuanto a galardones se refiere. Posee un estilo con grandes influencias de Vicente Amigo y Paco de Lucía y su música es pura banda sonora. Pegadiza y con amplios márgenes a la improvisación.

Además de los toques antes mencionados, este joven guitarrista apuntó sobrias maneras por taranta y por tangos. Tiene feeling con su grupo y gustó mucho al público del Círculo de Bellas Artes.

Mención aparte merecen la guitarra y la actitud de Gerardo Núñez. Sin duda alguna lo mejor de la sección de guitarra en toda la Suma. El jerezano cargó con la púrpura de la responsabilidad y dio dos recitales. En días seguidos, ofreciendo dos espectáculos diferentes y apostando por los grandes escenarios.
Si el 19 encandiló con su trío al público mostoleño, al día siguiente sentó las bases de lo que debe hacer a partir de ahora el guitarrista que quiera ser referencia para su gremio. En el Albéniz, solo con su guitarra, Gerardo se encumbró en todos y cada uno de los toques que interpretó (composición-Bulería/Soleá por Bulerías/Solea/ Sevillanas/ Taranta/Seguiriya/Bulerías y un pasodoble de bis que hizo el delirio.

Concierto para grabar y enseñar en las escuelas. Gerardo se apunta un tanto porque no es fácil defender de esa manera a la guitarra.

Teniendo en cuenta el cartel de esta edición, no será de extrañar que se espere con gran impaciencia la del año que viene. Los aficionados a la guitarra tenemos motivos para la esperanza.