SUMA 2014


Reportaje
Jorge Sánchez
Julio, 2014


"Vamos a dar el corazón" SUMA 2014


Uno de los grandes Festivales que todavía subsisten en Madrid, es la Suma Flamenca. Una confluencia de tendencias, que a veces se nos hace repetitiva en "nombres", pero que se adivina el éxito de público. Asisto a 3 recitales, de tres jóvenes artistas ya muy consagradas, que vuelven a la capital con el ánimo de ofrecernos sus nuevos montajes.

Vamos a dar el corazón.

Unión de Culturas y triunfo rotundo. Cuando se unen dos Culturas tan apasionantes, tan bellas, con tanta tradición y nos la ofrecen unos artistas de primer orden, el resultado es tan "grande", tan hermoso, que salimos a la "vida" con unas nuevas sensaciones. Cultura española , con nuestras viejas tradiciones y Cultura persa, con una enorme vitalidad.

Un marco bellísimo, el Teatro madrileño de La Abadía y dos artistas, Rosario "La Tremendita" y Mohammad Motamedi, con seis músicos geniales, recibieron la mayor ovación y vítores que alguna vez habían soñado. Bastantes minutos con el público en pie, con una gran emoción y viviendo una noche para el recuerdo.

"Si mi niño se durmiera, yo le compro un regalito …." !Ay Tremendita!, voz profunda, desgarradora, voz que sale de las entrañas. Poemas de los mejores poetas iraníes, Hafez, Khayam, Rumi, en la zoz de Mahammad, grave, distorsionada, llena de matices y sentimiento. Voces intensas, mágicas, llenas de aromas y quejios. "Doblan las campanas por esa mujer que ha muerto …." Vibran las voces. Pasión y Duende.

Inimaginable maravilloso dialogo de instrumentos, guitarra al viejo toque andaluz, con el kamanché iraní, en grado superlativo y con la percusión siguiendo lo excepcional. Salvador Gutiérrez, Sina Jahanabadi, Pablo Martín y Habid Meftah, artistas con mayúsculas.

"Vamos a dar el corazón", nos dice Rosario. Entre todos vosotros, nos disteis la Gloria. Gracias a vosotros.


  • Rosario
  • Rosario La Tremendita
  • Rosario La Tremendita
  • Escenario y Artistas
  • Mohammad Motamedi  y  Sina Jahanabadi
  • Rosario
  • Artistas en un bellísimo Teatro de La Abadía
  • Rosario
  • Pablo Martín y Habid Meftah
  • Saludo al público de los artistas


Triunfo del riesgo.

Es difícil, muy difícil, ver una artista del cante, montar un espectáculo global, lo cual es asiduo en el baile. Un riesgo que por su dificultad tiene más que perder que ganar. Sin embargo, el valor de ir hacia "adelante" es digno de resaltar. La cantaora María Toledo lleva una progresión que tocando el cielo hace apuestas con buenos montajes innovadores.

"Deja vivir …." Silenciosamente la artista camina al jardín-escenario. Sola en la Soledad. Tras un quimono blanco con cola, de diseño, entre en un jardín auténtico, donde los ciervos comen claveles blancos y los árboles tienen sabia.. blanca. Así con la Pureza avanza el montaje "El jardín del temblor" con la dirección de Mateo Feijóo, que deja que el cante sea el protagonista y su "Quehacer", igual que los artistas acompañantes, pasen a un segundo plano. Los poemas del siglo de oro español (por cierto, poco audible), nos llevan a una sintonía nueva con el consiguiente riesgo y donde la cantaora sale más que airosa.

"Libertad y propiedad", mujeres por la lucha de los derechos y no de sus derechos. "Mira la tristeza mía …" "Ay, la gran lucha por la discriminación de la mujer!.

Piano de María, toque de Jesús de Rosario, violín de David Moreira y cajón de Lucky Losada. Un conjunto de grandísima calidad, que en esta ocasión, pasan a ser "solo" un acompañamiento necesario.

De nuevo, el Puro cante de la gran cantaora María Toledo, nos vuelve a sorprender como una de las artistas imprescindible en el panorama flamenco.


  • María Toledo,  en los ensayos
  • María Toledo  y el director Mateo Feijóo
  • María Toledo
  • María Toledo
  • María Toledo, en un bellísimo escenario
  • María Toledo
  • María Toledo al piano
  • María Toledo,  con su grupo
  • María Toledo,  con su grupo
  • Saludo al público de los artistas


Baile para un gran Cante.


Después de tanto tiempo viendo zapateados, es satisfactorio ver que hay otra manera de transmitir sentimientos con el baile, teniendo el tacón en su justa medida.

La bailaora Fuensanta "La Moneta", viste de negro, rostro expresivo, cuerpo cimbreante, con el toque "adelante", pocas veces visto y que no resulta eficiente. "Ay, cuanto te estoy queriendo …". Un escenario grande, inmenso, para una artista sola, para un cuerpo solo, aunque con gran expresividad.

"Mi morenita tiene la mano mala …". Manos electrizantes, manos sinuosas, sublimes, con maravillosos juegos de movimiento al cante, manos de sentimiento, de transmisión y manos de coloquio. Lo mejor y es de agradecer, que "su" magia esté en las manos.

Estuvo de invitado Javier Latorre. Primero bailo solo, con una fuerte personalidad y luego en compañía de "La Moneta", consiguiendo momentos únicos, con movimientos bien realizados y compenetrados, llegando fácilmente a un público entregado.

Una función que se hizo larga, muy larga, posiblemente porque la artista sola, quiso embelesar con multitud de sentimientos en un escenario tremendamente grande. Aun así, vimos una renovada artista.

Debo, porque es de justicia, resaltar tres grandes cantaores que dieron muestras de una gran profesionalidad y mostraron Arte a raudales. Enormes, El Mati, Morenito de Illora y un majestuoso Miguel Lavi, que llama a las puertas de aparecer como solista y ofrecernos grandes tardes de Flamenco. Un elenco que fascinó a todos y que junto al buen toque de Luis Mariano (105 minutos tocando sin parar, con todos los palos habidos y por haber) y la caja de El Cheyenne, nos hicieron disfrutar en los largos descansos del baile.


  • Fuensanta La Moneta
  • Fuensanta La Moneta
  • El gran cantaor,  Miguel Lavi
  • Javier Latorre
  • Fuensanta La Moneta y Javier Latorre
  • Fuensanta La Moneta
  • Fuensanta La Moneta
  • Fuensanta La Moneta
  • Fuensanta La Moneta
  • Saludo al público de los artistas