Sembrando el aire


Discos Flamencos
Raúl Montesinos
Fonema Records, 2000
Antonio Nieto Viso


El año 1988, se celebró el XVIII Concurso Nacional de Arte Flamenco Valdepeñas Ciudad del Vino, que ganó, el joven Raúl Montesinos Hoyos, cantaor, que nació el año 1974 en la localidad sevillana de Puebla de Cazalla, ciudad que ha aportado, y sigue dando buenos artistas al Flamenco.

La Asociación cultural Virgen de la Cabeza, ubicada en Valdepeñas, con la colaboración de organismos públicos y privados, costearon esta grabación al ganador de esta edición, que a la par supuso el primer cd de Raúl, este que tenemos en nuestras manos, titulado “Sembrando el aire”, en el que está acompañado por las guitarras de Manuel Herrera y Fernando Rodríguez.

Aunque el trabajo que estamos tratando, tiene más de una década, siempre es bueno volverlo a escuchar, para así formarnos un juicio más acertado de la evolución de Raúl Montesinos, tras haberle escuchado hace pocos días, su segundo cd “Arquillo viejo”, por el que hemos podido corroborar, que sigue cantando con la misma ilusión del primer día.

En “Sembrando el aire”, a lo largo de once cortes, el cantaor, y los guitarristas, exponen los logros en sus inicios, y algunas pequeñas carencias propias de todo el que se adentra por primera vez en este difícil campo, en el que siempre hay que estar en continua evolución para ir mejorando, tanto las técnicas musicales, como las humanas.

En la lejanía del tiempo transcurrido, Raúl Montesinos, nos ofrece como apertura unos bonitos tangos, con los coros y las palmas de, la Tremendita, y José, el Tremendo,. Aires trianeros, que denotan la juventud del intérprete que supo injertarle los aires extremeños que muchas veces forman parte en los tercios.

Con letra de su paisano, el recordado Francisco Moreno Galván, que también comparte texto con Salvador Cabello Ruíz. Nos llega la malagueña de, la Trini, con las cadencias controladas, pero eclécticas, al condensar varios estilos que son enaltecidos por la fuerte musicalidad de, el Mellizo, y bajo la influencia de su paisano y amigo Diego Clavel.

Está perfecto en los fandangos naturales, que aunque no están delimitados, están en la línea que creó, el Carbonerillo,. Bien acompañado por la guitarra de Fernando Rodríguez, entra en la escuela de Alcalá por Soleares, en las que Diego Clavel subyace en toda la expresión, eso es lógico, Diego es un buen maestro, y si además Raúl, lo tiene al lado mucho mejor.

Está bien el taranto, que ahora basa en las esencias unionenses, y le sale bordada la cartagenera. Con la alboreá, nos refresca la memoria a los aficionados de todas las edades, puesto que ni siquiera en los trabajos discográficos aparece en la mayoría de las ocasiones. Aunque aquí quedo plasmada con pequeñas deficiencias en la curva melódica, que espero, que ya habrá corregido, a fin de alcanzar la riqueza estilística necesaria para el agrado del oyente.

El estilo personal de, el Carbonerillo, lo vuelve a poner de manifiesto Raúl Montesinos, bastante bien sigue con la grandeza del fandango acordándose de José Cepero, y con el inconfundible sonido creado por, el Niño Gloria.

Moreno Galván pone su rico mensaje, y el cantaor unos excelentes tientos, para que Andalucía siga siendo la tierra que tanto queremos. Se introduce en el pellizco fuerte, pero emocionante al mismo tiempo, de la seguiriya. Reconozco que me emociono escuchando el estilo jerezano que remata con la personalidad de los maestros de Los Puertos.

Presenta sus credenciales también en la granaína y la media granaína, en la que me recuerda a Antonio Suárez Fernández, cantaor, que gozó de cierta fama en las décadas de los años setenta y ochenta, del pasado siglo XX.

El cd, lo finaliza, casualmente, acorde con estas fechas, con una saeta muy bien conseguida con el cambio por martinete. El cantaor puso todo lo que pudo en este cd, aparte de que demostrar, que es un gran saetero.

Finalizo animando a Raúl Montesinos, para que siga con el cante, que estudie, para que su voz sea un referente en el cante Flamenco, Andalucía se lo merece, el aficionado también.