Se acabó la inocente Rocío


Reportaje
Jorge Sánchez


Chano Lobato, en Madrid, siempre se apoya en el brazo del “Dentista”, curioso aficionado, que está en casi todos los eventos. En el escenario tenía un fán en Talegón, elegantísimo, que le jaleaba constantemente.

Chano lanza chascarrillos al aire, con gracia y salero. Sentimiento apagado, pero con enorme vida.

Al día siguiente, Rocío se abrazaba a Mayte Martín. Reencuentro después de unos años. Había magnetismo. Luego en el escenario no hubo templanzas.

Salió la bailaora con poder, y abrió la caja de los truenos. La cantaora se calentó al final. Aunque el final fue de las dos, juntas, el Cante y el Baile, en una bellísima estampa entre vítores.

Día de los inocentes, en Vallekas, puerto de mar de Madrid, donde perdió la inocencia una bailaora.


  • Se acabó la inocente Rocío
  • Se acabó la inocente Rocío
  • Se acabó la inocente Rocío
  • Se acabó la inocente Rocío
  • Se acabó la inocente Rocío
  • Se acabó la inocente Rocío
  • Se acabó la inocente Rocío
  • Chano y el Dentista
  • Chano Lobato y el dentista