Reliquias del cante


Discos Flamencos
Perico el Pañero
Doméstica, 2013
Antonio Nieto Viso


Reliquias del cante en la voz de Perico el Pañero


Nunca le estaré lo suficientemente agradecido a mi buen amigo José Luis Vargas Quirós, ese gran entendido y amante de nuestro arte que guarda en su archivo las voces de los cantaores de los últimos cincuenta años, y lo más importante, la mayoría de ese material sonoro fue recogido en directo a pie de escenario con su cassette portátil, ya que en aquella época los artistas no ponían ninguna objeción. Hoy en la mayoría de los casos podemos tener problemas el aficionado a la hora de grabar, en virtud de no sé qué infundios comerciales. Con esta actitud, lo que se pierden para siempre son testimonios sonoros de un momento único especial en la vida de un artista.


Este buen amigo de Algeciras, me ha enviado un cd. con una grabación recogida en directo el 20 de Abril del presente año. El protagonista de esta hazaña flamenca es Perico el Pañero, un cantaor de 37 años de edad residente en Algeciras, pero con antepasados que proceden de Triana, entre ellos están, los Caganchos, y Pepe el Culata ¡Que más se puede pedir!

Gratamente, sorprende escuchar estas reliquias del cante jondo en pleno siglo XXI a un joven como Perico, que ha tenido que estudiar y estar muy atento para poder conseguir estos ecos tan personales de fidelidad a día de hoy, con tanto pellizco y dolor capaz de levantar al privilegiado que lo escuche de la silla; son entradas y salidas por cada tercio con excepcionales momentos que nos recuerdan aquellas antiguas grabaciones de nuestros orígenes como aficionados.

La mayoría sabemos que el cante acaricia los sentidos, pero también duelen en nuestra mente esos momentos en que acude la memoria de nuestros antepasados que sale a relucir cuando se canta así de bien. El duende es el que se interpone entre el pasado y el presente cuando este cantaor no profesional, se refugia en el rincón de una peña para estar a gusto con los cabales que le aplauden en señal de gratitud con palabras de admiración. En cuanto terminen de leer, pónganse a escucharle, pero aquí no termina todo, Perico se pega su pataditas como bailaor que nos recuerda a Juanito Mojama y Paco Valdepeñas.

Significar, que he pedido la correspondiente autorización al amigo José Luis Vargas, y a través de este, al propio Perico el Pañero, para que ustedes puedan compartir las sensaciones que se viven en las dos seguiriyas, que con una duración de veintisiete minutos nos traslada a otra época en la que el cante se acabó de completar mediante la tradición oral, la misma que percibimos aquí en la que el cantaor se entrega absolutamente, y nos hace vibrar ardientemente nada más escuchar las primeras notas de la guitarra acompañante de Pepe Aguilera, del que destacamos su importante misión en la que por algunos momentos nos recuerda el toque de Diego el del Gastor.

Desde mi punto de vista, estamos ante un documento entrañable, tanto por la calidad, como por la cantidad. Consta de 16 cuerpos y 16 estilos diferentes, en los que se percibe sobre todo el misterio y las formas de Manuel Torre, así como la magistral enseñanza de Antonio Mairena y Juan Talega.

En las dos seguiriyas están comprendidas las formas de Los Puertos, Jerez, Los Puertos en la versión de Antonio Mairena, y termina en la misma ciudad portuense. En cuanto a los estilos personales, alcanzamos a distinguir a Joaquín Lacherna, Tío José de Paula, Antonio Mairena, Antonio Cagancho, Frasco el Colorao, y Tomás el Nitri.

La grandeza jonda de ramificaciones primitivas continúa en la segunda seguiriya, en la que creo percibir los ecos de Jerez, de Los Puertos, Triana, y se distinguen bastante bien las variedades personales creadas por Manuel Torre, Antonio Cagancho, Paco la Luz, el Loco Mateo, el Fillo y el Planeta.

Con estas credenciales, Perico el Pañero, se ha ganado el respeto de la mayoría de los aficionados, y ha sentado plaza como cantaor jondo, con el añadido de que tiene toda una vida por delante para satisfacer las exigencias de los más entendidos, y en general de todo el público.