Paz


Discos Flamencos
Niño Josele
Sony BMG (2006)
Pablo San Nicasio Ramos


El tercer disco en solitario de Juan José Heredia, “Niño Josele”, llegó al mundo con aura de proyecto grande. Nacía con el apoyo de gente de mucho peso en la industria musical y cultural española. Además, se situaba en el año 2006, momento de especial actividad concertística del almeriense, colaborador asimismo de grandes nombres de la música.

“Niño Josele” abordó de lleno el mundo del jazz para piano y lo llevó a su guitarra. Tarea difícil y complicada, sobre todo partiendo de la base de que él se propuso hacer sonar la música de Bill Evans tal y como fue interpretada al piano. Toda una aventura.

Sin embargo, al escuchar este disco surgen algunas cuestiones no menores. ¿Resultará apetecible este trabajo en una gira? Es decir, parece irrefutable la tremenda dedicación que puso Juan José en la transcripción para guitarra de la música de Bill Evans, pero quizá el público flamenco no se vea atraído por algo que es jazz al cien por cien. No es de todos modos algo especialmente importante para el protagonista, acostumbrado a ver su nombre en los carteles de festivales de jazz, de rock o flamenco. Él mismo declaró al que escribe que no se planteaba ese dilema al trabajar en el disco.

Lo que sí me parece llamativo es que se tachase de flamenco algo que bajo mi punto de vista no lo es. No estoy del todo de acuerdo en las opiniones que veían “Paz” como un nuevo giro de la guitarra flamenca. Porque no estamos ni en el planteamiento ni en el resultado ante un disco de flamenco, aunque el intérprete y su sonido lo sean.

Se trata de música compuesta hace décadas y fácilmente encuadrable en el género jazzístico.

Por ello cabe preguntarse qué es lo que buscaba “Niño Josele” con este trabajo. Su versatilidad como músico parece probada pero habrá que ver el recorrido final de un disco que entiendo como rigurosamente íntimo y personal. Una especie de “isla” en su recorrido por la guitarra flamenca.

Son once temas fundamentales en la trayectoria del pianista de Nueva Jersey. Juan José trabajó sobre un conjunto de veinte, todos propuestos por Fernando Trueba, de los que quedaron finalmente estos.

Peace Piece es el tema que da nombre al disco. Una pieza clara en la secuencia armónica que sin embargo requiere una compleja “scordatura” en la guitarra del almeriense. El resultado es llamativo. Se recrea a la perfección la intención pianística de Evans. El disco en ese sentido no decaerá.

Más “resultón” es el Waltz for Debby, tema central en el repertorio jazzísitico para piano. Niño Josele está acompañado por el contrabajo de Marc Johnson, que formó parte del último trío de Bill Evans, y por la batería de Horacio El Negro, Hernández. Un buen resultado. Es clara la solvencia de este guitarrista en todos los registros. Según él, este tema fue el que le impulsó a interesarse por la música de Bill Evans.

The Peacocks, tercera pista. Composición del pianista Jimmy Rowles. Josele se acompaña del saxo tenor de Joe Lovano, persona muy vinculada a Evans. Es en estos detalles y en el mismo empeño del almeriense, donde se ve que el trabajo en la sombra es intachable. Se trata de hacer una recuperación lo más exacta posible de una música del pasado para la guitarra flamenca y por ello se deben cuidar hasta las colaboraciones de otros músicos.

El cuarto tema es I do it for your love. La voz de Freddy Cole, hermano de Nat King Cole y respetado jazzmen, aparece aquí. Esta pieza fue grabada por primera vez en el año 1975, no por Bill Evans, quien la difundió años después. Destacamos otra interesante colaboración, la del contrabajista Marc Johnson. Josele parece acabar por fandangos el bellísimo tema.

My Foolish Heart es un clásico del jazz compuesto por Victor Young y Ned Washington. Fue banda sonora y una de las piezas favoritas de Bill Evans. Era inevitable su inclusión aquí.

En The Dolphin, creación del brasileño Luiz Eça, Juan José hace uno de los pocos guiños flamencos del disco al rematar por granaínas.

La séptima entrega es Hullo Bolinas. Compuesta por el contrabajista Steve Swallow y grabada por Evans en 1973. Niño Josele se acompaña de nuevo de Marc Johnson a dúo en un acertado diálogo.

Minha. Aquívemos a Josele con Estrella Morente. Este tema fue obra de Francis Hime y Ruy Guerra. Podría verse en este punto cierta convergencia entre el fado, la música brasileña y la canción flamenca. Interesante resultado de nuevo. Estrella Morente es una invitada de lujo y, de nuevo oyéndola, un tesoro del patrimonio flamenco.

El noveno corte corresponde a Never Let Me Go. La trompeta es de Jerry González y el contrabajo de Javier Colina. Como la mayoría de los demás temas, se corresponde con una época de madurez interpretativa de Bill Evans. Esta pieza en concreto fue grabada en 1969.

Turn Out the Stars podría verse como cierta adaptación por bulerías de algunos pasajes del tema homónimo de Bill Evans. Junto con el cierre por granaínas y aquella invitación al fandango antes citada, la única licencia verdaderamente flamenca del disco.

Se cierra “Paz” con When I fall in love, tema clásico interpretado por buena parte de los jazzeros de la época de Evans.

El disco es un homenaje de la guitarra al piano de Bill Evans, con grandes y acertadas colaboraciones. Concluyo mi pregunta de arriba respondiéndome: “Niño Josele” se propuso disfrutar con su guitarra de la música que oyó de Bill Evans y seguro que lo consiguió.

Este tipo de giros en la trayectoria de un flamenco hacen que sus siguientes trabajos sean acogidos con expectación, dada la apertura de mentes de su protagonista.