Pá saber de Tangos


Discos Flamencos
V.V.A.A.
Universal Music Spain, 2008
Pablo San Nicasio Ramos


El sello “Universal”, dentro de su serie “Pa saber de…” ofrece en esta entrega una selección del palo más comercial y discotequero del flamenco: los tangos.

No podía ser de otra manera. Si se busca ir cante a cante (de los que se suelen incluir en los grandes pelotazos comerciales claro, aquí las tonás, las tarantas o las malagueñas como que no) se tenía que aludir tarde o temprano a los tangos.

Y por supuesto, había que meter a los grandes, en una u otra medida vinculados a este sello discográfico. Así que si alguien nota alguna ausencia en este álbum ya sabe las razones.

Tenemos delante nada más y nada menos que dieciséis cortes en un disco que, dicho sea de paso, podría ser interminable si uno se pone a buscar tangos exitosos de los últimos treinta años.

Podríamos dividir el CD en dos secciones. La de los cantaores antiguos y la de los artistas vivos o de más reciente recuerdo.

Todos con el denominador común de contar con los más reputados guitarristas en los acompañamientos.

En la parte antigua, o por lo menos la integrada por voces ajenas al mercado más fastuoso del flamenco, la del final del disco, encontramos a Enrique Soto Sordera, a Chano Lobato, Bernarda de Utrera (intuyo un progresivo revival de las hermanas Pinini), Luis de Córdoba, El Yunque en un corte magistral (con un increíble metal al compás de Serranito) y Juanito Villar.

En la parte que conocen hasta en el último rincón del país, daremos palmas con “El Pele” y Vicente Amigo en sus comienzos, José Mercé, Paco de Lucía, Carmen Linares, Tomatito (muy presente de una u otra manera en todo el disco), Juan Habichuela con Miguel Poveda, Marina Heredia, Pitingo, Duquende y por supuesto Camarón y su mítico “Soy Gitano”.

Corte este que inicia el disco y que quizá, podría considerarse como la quintaesencia de la estética actual. La que impera en la búsqueda de un concepto determinado y “universal” del flamenco: artista reconocido, de gran categoría flamenca, imagen impactante, grandes músicos a su alrededor, derroche de medios técnicos y de producción y…eso, muchos tangos.

Compacto para pinchadiscos de bares cañís, con pocas ganas de tarea y público con las ideas claras.