Pá mi Gente


Discos Flamencos
Manuel Parrilla
La Voz del Flamenco (2014)
F. López de Haro


La guitarra flamenca se ha sustentando sobre las escuelas generadas por los grandes maestros de la sonanta, pilares indispensables en el transcurrir del instrumento. Sobre ellas se han construido las más sensibles y virtuosas figuras de la guitarra flamenca, los que a su vez han aportado su granito de arena para el enriquecimiento técnico, armónico y melódico de la guitarra y por ende del flamenco. Grandes maestros bebieron de las escuelas de sus predecesores para llegar a crear su propia escuela. Evidentemente son los menos desgraciadamente. Desde el origen del propio instrumento (del sitar, a la citara hasta llegar a la guitarra actual, por ser breve), los que llegan a crear su propio estilo o escuela, se nutren de la tradición para seguir evolucionando. Como decía la letra “ De los buenos manantiales, nacen los buenos ríos”.


En el disco del artista que hoy reseñamos se constata lo anteriormente expresado. Manuel Parrilla y su “Pa mi gente” es la prueba fehaciente de que para crear escuela hay que tener la virtud de respetar, estudiar y defender las escuelas anteriores. Aunque pueda parecer exagerado, este gitano de Jerez “la ha vuelto a liar”, ha vuelto a rizar el rizo. Es el manantial del que beben y beberán muchos guitarristas. No cabe otra que expresarle nuestro más sincero agradecimiento. Que viva Jerez de la Frontera y los Parrilla de Jerez.

La guitarra de Manuel Parrilla bebe de la de su antecesor Parrilla de Jerez quien a su vez era discípulo de su padre Tio Parrilla y de Rafael del Águila, quienes defienden la escuela jerezana de guitarra creada por Javier Molina, escuela fundamental en el devenir de la guitarra flamenca actual. El toque de Jerez tiene una expresividad muy personal de marcado acento rítmico, exactitud métrica y melodías que se sostienen sobre el cante propio de la tierra. Todo ello sobre las técnicas de la mano derecha de rasgueos, arpegios y sobre todo, las técnicas de pulgar (pulgar y alzapúa).

Como es obvio, la guitarra de Manuel Parrilla tiene todos esos ingrediente además de los incorporados de otras escuelas y guitarristas, tanto a nivel técnico como armónico y melódico. No obstante cabría destacar la gran virtud que a mi parecer obstante Manuel Parrilla que no es otra que la precisión rítmica y métrica. Sabe construir desde lo rítmico proponiendo en algunas ocasiones personalísimos giros rítmicos que enriquecen sobre manera su personalidad como guitarrista. Tiene en la métrica del fraseo una exactitud que le permite jugar con los tiempos y las claves, que son su principal atractivo.

Este primer trabajo discográfico titulado “Pa mi gente” contiene 10 cortes en los que interpreta Soleá, Alegrías, Minera, Serrana, Bulería, Seguiriya, Fandango, Bulería por Solea, Rondeña y Bulería. En todas ellas podemos encontrar el universo compositivo de este excelente guitarrista, lleno de tradición y modernidad. Apoyado por una producción cuidada ,en definitiva es un disco para disfrutar escuchando Flamenco de calidad. No dejen de escucharlo.