Mujerez


Discos Flamencos
VVAA
Bujío (2009)
Perico de la Paula


Juana la del Pipa, Dolores Agujetas y la Macanita

Teniendo en consideración que el flamenco tiene un orden copulativo, ya que la base del mismo está sustentada sobre las formas de los grandes pilares del cante, toque y baile, y no una estructura disyuntiva, aunque muchos flamencos se empeñen en lo contrario, haciéndonos pensar en ocasiones que el flamenco es una pelea entre uno u otro cantaor, bailaor o guitarrista, que si entre la voz afilla o laina, que si cante gitano o cante payo, que si la expresión ortodoxa o el gusto y la improvisación, etc, voy a entrar a reseñar este trabajo discográfico, que tiene como absoluta protagonista a la mujer cantaora y en este caso a tres cantaoras jerezanas, de ahí su titulo “Mujerez”.

La expresión cantaora jerezana está ligada a los hábitos de un pueblo que ha dado a lo largo de su historia voces profundas, llenas de sonidos negros, con sabiduría en la sangre y de largas dinastías, mas aún si tenemos en cuenta la importancia gitana en el cante de Jerez de la Frontera, que ha sido durante años génesis y raíz inagotable de esa dicción interpretativa.

Es de dominio público que en el cante jerezano destaca la emotividad y la gallardía ante las formas ortodoxas, su fuerte expresividad y su sentido del ritmo ante los ornamentos musicales de los estilos flamencos, así con estas particulares profundas y rasgadas han dominado el cante en una época determinadas cantaoras como La Serneta nacida en Jerez aunque más vinculada con Utrera, Juana La Macarrona, María La Serrana, La Loca Mateo hermana del Loco Mateo, Las Hermanas del Niño Gloria, Tía Anica La Piriñaca, La Paquera o María Solea entre otras.

Esta forma de expresar la ha recogido la fundación BBK, que queriendo revindicar la posición de la mujer jerezana en el cante, ha reunido en los estudios la Bodega de Jerez, bajo la dirección artística y ejecutiva de Alfredo Benítez, José Maria Castaño y Gonzalo López, a La Macanita, a Juana la del Pipa y a Dolores Agujetas, acompañadas por las guitarras de Moraito y Diego Agujetas y llevadas rítmicamente con las palmas de Chicharito y El Bó, en definitiva un trabajo grabado en directo que al escucharlo esta lleno de sonidos negros, de dramatismo expresivo, de lamentos y matices que rompen el alma y de dinastías familiares, un trabajo que al percibirlo de poco sirve realizar una taxonomía de los estilos que se recogen en este trabajo, ya que cuando abre esa voz gitana, afillada, llena de lamentos Juana la del Pipa o surge la jondura rajada del metal de la fragua de los agujetas en la voz de Dolores Agujetas o aparece la voz fresca de la Macanita desgranando sus matices mas íntimos, el oído se convierte en un medio exclusivamente utilizado para llegar al corazón y la piel, dejándonos una huella que se llama JEREZ o mejor dicho MUJEREZ.

Dice Manuel Ríos Ruiz “El cante jerezano busca el duende internamente, degustando mas el son que el sonido, prevalece la tonalidad oscura sobre el argumento”

Este trabajo es una obra de arte de tres voces femeninas jerezanas llenas de empaque y jondura.