Morente sueña la Alhambra (dvd)


Dvd's
Enrique Morente
Emi Virgin(2006)
Miguel Angel Aguilar Avilés


Enrique Morente, el jefe del flamenco en vida -y más vivo que nunca, a juzgar por sus continuas osadías artísticas- es el leiv motiv, junto a un lugar físico, de este documental o, más bien, película musical flamenca. El otro protagonista es la ciudad de Granada, en algunos pasajes, y el palacio árabe de la Alhambra, con gran protagonismo escénico a lo largo de toda la cinta.

Nos encontramos ante un audiovisual de hora y media de duración en el que Enrique Morente crea músicas y las interpreta con artistas invitados por él mismo. Algunos son artistas flamencos. Otros no.

Podremos ver al cantaor granadino acompañado en este reto artístico por flamencos como el genial y “marciano” bailaor Israel Galván, por las guitarras del patriarca granadino Juan Habichuela y de Tomatito, el ya mítico guitarrista almeriense compañero de batallas de Camarón de La Isla, y podremos ver, también, a Morente acompañado del cante cristalino y original de su hija Estrella Morente. Pero esa es sólo la parte flamenca. No se vayan todavía, aún hay más.

Por la parte no flamenco tendremos a la bailarina Blanca Li, a la cantante alemana Ute Lemper (cabaretista, colaboradora de Michael Nyman y sorprendente en general), al cantante argelino Cheb Khaled y su grupo arábigo (el máximo y heterodoxo exponente actual de la tradición musical Raï de Argelia) y a Pat Metheny (venerado guitarrista norteamericano que empezó en el mundo del jazz y que ha llegado a definir un estilo propio ¡! de música para guitarra eléctrica).

Con todos estos ingredientes, Morente teje una obra musical originalísima que tuvo como fruto, además de esta película, su importantísimo disco “Morente sueña la Alhambra”. Un disco en el que algunas composiciones y colaboraciones de la película no están incluidas porque, siendo proyectos hermanos -el audiovisual y el discográfico- cada uno tiene vida y camino propio.

Sobre la mayoría de las composiciones musicales incluidas en la cinta hemos hablado ya en este espacio a propósito del disco (que salió a la venta bastante antes que este Dvd) por lo que podemos centrarnos con mayor dedicación en la historia netamente audiovisual que nos ofrece esta película.

Dirigida por José Sánchez-Montes, la cinta alterna la figura de Enrique Morente en distintas facetas vitales y artísticas: Junto a sus artistas invitados cantando en el entorno granadino de la Alhambra, en lo que supone el grueso de la película y una puesta en escena y una fotografía de gran belleza. Esta es la parte central del hilo argumental que sirve de nexos con las otras facetas: Enrique Morente, a día de hoy, dando sus opiniones y pareceres sobre el flamenco y, también, a lo largo de intervenciones suyas en televisión de hace muchos años. Es una comparación que resulta muy interesante, y coherente, al hilvanar su discurso actual con su discurso en los años en los que comenzaba su carrera como cantaor y creador flamenco. También veremos nuevos cantes en directo de Morente, acompañado –cámara en mano- de un grupo de chiquillos en Granada, y acompañado por el guitarrista Tomatito en el frío de una noche en el entorno de la Alhambra, sin duda, el punto culminante de toda la cinta.

Lo mejor: La belleza de la fotografía (a cargo de José Luis López linares) de la Alhambra y, sobre todo, la oportunidad de ver en imágenes una propuesta musical tan interesante y arriesgada como la que nos presenta el cantaor. También es imprescindible cuando Enrique Morente, en una de las intervenciones habladas que graba con motivo de esta película, dice, aproximadamente con estas palabras que “antes la gente escuchaba flamenco y sabía intuitivamente si le gustaba o no lo que había escuchado pero, hoy en día, gran parte del público se han convertido en “especialistas flamencos”. Y ahí es cuando la hemos jodido”. En general, la película es todo un documento que no debe perderse bajo ningún concepto.

Lo peor: Que, siendo una obra necesaria en la filmografía flamenca, podría haber sido más audaz en su guión (contenidos y estructura) haciendo honor al riesgo creador que siempre ha acompañado a la figura de Morente, como lo es, por ejemplo, otro documental sobre Enrique Morente que se grabó casi a la vez, titulado “Enrique Morente: Buscando Miradas” del director Onésimo Samuel Hernández. También podemos achacarle a esta cinta que, dentro de una realización formal impoluta, no acaba de atrapar la emoción del cante flamenco en imágenes, con la gloriosa excepción de la soleá que canta Enrique Morente con Tomatito en directo, que es, sencillamente, imprescindible de ver.