Mirada Flamenca


Discos Flamencos
Montse Pérez
La Voz del Flamenco, 2009
Marcos Escánez


El lanzamiento de un primer trabajo discográfico resulta ser un hito muy especial en la carrera profesional de un artista. Un hito que marca un antes y un después en su trayectoria. Montse Pérez tiene en su haber uno de los perfiles más completos que conozco en cuanto a premios obtenidos en concursos se refiere o en el ámbito de las intervenciones en peñas flamencas y festivales de toda la geografía nacional.

Montse desarrolla su actividad con la dignidad y con el coraje que sólo tienen los grandes artistas. Lo hace en silencio y en soledad. Eso, seguramente, junto con su cante, son algunos de sus más importantes valores.

Este disco titulado “Mirada Flamenca” llega en un momento oportuno. Llega cuando Montse se encuentra en ese punto de inflexión en el que su convicción personal sobre su identidad artística está consolidada. Ella sabe que ha alcanzado en el arte flamenco ese momento de madurez que requiere un compromiso mayor. Si hasta ahora el flamenco ha sido para ella una forma de vida y el canal de expresión por el que ha optado, ahora, ha llegado el momento en el que era necesario plasmar en un registro sonoro su primer legado artístico.

El objetivo básico de esta “Mirada Flamenca” no es la venta ni darse a conocer, sino construir su pequeño universo flamenco. Más bien se trata de ir cubriendo etapas que aporten profundidad y relieve a su trayectoria. Ya sabemos que la industria discográfica está en horas bajas, pero los discos siguen siendo necesarios. En este sentido, y teniendo en cuenta esa circunstancia relacionada con el sentido de la oportunidad que comentaba anteriormente, este era un paso necesario y conveniente que todos los aficionados al flamenco de calidad sabemos apreciar.

“Mirada Flamenca” es el resultado de una íntima reflexión sobre el flamenco que Montse Pérez ha estado desarrollando en los últimos años y que la han configurado como artista. Es un balance y es un resumen. Ha querido plasmar en su obra prima algunos de los cantes que ejecuta en sus numerosos recitales. Y lo ha hecho con la sencillez y la naturalidad de quien está seguro de sí mismo, de quien se sabe cantaora, sin artificios y sin floreos vanales.

El CD cuenta con la producción de Pedro Sierra, uno de los guitarristas flamencos más interesantes del panorama nacional, y que además, entre sus muchas actividades, ejerce una labor importante como productor discográfico. Los cantes son acompañados por las sonantas de Sierra y de Antonio Carrión, otro baluarte del acompañamiento al cante. Pablo Estévez es el responsable de la percusión y Omar Kkande del bajo eléctrico.

Nueve cortes componen esta “Mirada Flamenca” con la que se demuestra que se puede hacer flamenco ortodoxo con modernidad y solemnidad. Y a través de estos nueve cortes, Montse ha hecho un viaje a la raíz y a la esencia de este arte. Por eso, nos encontramos ante un disco importante para el flamenco. Un disco que hay que escuchar para tomar pulso de cómo respira la juventud en este universo musical y de cómo se puede mirar hacia el futuro haciendo confluir la memoria y la experiencia en una mirada actualizada, con proyección y con toda la ilusión disponible. Una “Mirada Flamenca” a modo de registro para la historia y para nuestro deleite.