María Toledo


Discos Flamencos
María Toledo
DRO, 2009
Fernando Romero


Para todos los públicos

María Toledo nos ofrece en su primer disco, grabado el pasado verano, un repertorio amplio para todos los gustos. Tiene esta toledana una voz muy flamenca, aunque no se puede decir que su repertorio en esta su primera grabación sea propiamente flamenco. Se escucha calidad, buena orquestación y temas muy trabajados pero claramente destinados al gran público, a gustar a todo el mundo. Y aunque el flamenco es la vida de María Toledo, como ella misma reconoce, lo cierto es que este no es un disco flamenco, aunque no deja de estar presente porque, “el flamenco es el punto de partida del disco, pero el arte es libre y las posibilidades infinitas”, explica en la presentación de su primer trabajo. Con esta declaración de intenciones nos está diciendo que no ha querido arriesgar apostando a una sola carta con una música como el flamenco que, aunque universal, aún es territorio de minorías.

Piano y voz de María Toledo son protagonistas absolutos en este trabajo producido por Ismael Guijarro y Pablo Cebrián. El disco se abre con “En blanco y negro”, a ritmo de salsa para continuar con “Ya no más”, primer single de este proyecto, y en donde entramos de lleno en la canción melódica romántica, matizada por la personalidad de la artista y unos acordes muy elegantes de piano que evitan que el tema derive hacia los pagos de la balada hortera tan prolífica tras el fenómeno de Operación Triunfo. “No me vas a embolicar” supone un interesante encuentro entre el flamenco y la jota aragonesa con giros árabes, que cuenta con la colaboración de Carmen París y que recuerda un poco a Chano Domínguez. Aquí escuchamos sus primeros ritmos verdaderamente flamencos, con ecos de tangos y fusión con jazz, en donde podemos disfrutar también de un piano intimista y muy personal.

En “Con el tiempo”, un tema lento, sigue con el jazz , aunque con aires de copla, sacándole el máximo partido a su voz preciosa, evocadora y misteriosa .En “Qué difícil”, sigue ampliando su repertorio para todos los públicos con carácter rapero junto a La Shica, aires de bossa nova y recuerdos de Rosario Flores, aportando contraste y cambio de estilo entre surco y surco, aunque a veces nos cueste asimilar el paso del intimismo del piano al ritmo frenético del rap sin una transición previa.

"Dime" es la voz de María Toledo y un piano, nada más, evocando la escala “inesfaha”persa. Entramos nuevamente al jazz a través de un original redoble en“Cada día por un camino”, que junto a Arcángel, nos trae aires de tango argentino muy al estilo de Bebo Valdés y El Cigala y -salvando las distancias y que me perdone la artista- a esos bis a bis del dúo Pimpinela. Y antes de que acabe el disco nos regala un poco de ritmo festero en "Eso me pasa", para regresar al intimismo en “Te advierto” y finalizar con un homenaje a un histórico del pop español, Antonio Vega, en una composición que también nos recuerda al estilo Alejandro Sanz.

En resumen, un disco variado de una artista flamenca en donde se deja ver su versatilidad, su buena voz y sobre todo sus ganas de gustar a todo el mundo, aunque los que la hayan seguido por los distintos festivales flamencos buscando quizás el quejío y tronío más jondo tendrán que esperar a próximas grabaciones de esta joven promesa.