Manuel Mairena. Actuac. Históricas


Discos Flamencos
Manuel Mairena
Cale Records, 2012
Antonio Nieto Viso


Manuel Mairena. Actuaciones Históricas en Directo


Por gentileza de mi querido amigo Antonio Cruz Madroñal, sobrino y heredero de los derechos de la familia Mairena, he podido escuchar el interesante Cd. “Manuel Mairena. Actuaciones Históricas en Directo”, que ha visto la luz gracias a la encomiable labor sin ánimo de lucro de la Federación Provincial de Entidades Flamencas de Sevilla.


En la nota adjunta escrita de puño y letra por el amigo Antonio Cruz, entre otras cosas me dice, que: Manuel Mairena pudo escuchar las pruebas antes de pasarlas a definitivas. Son los cantes del último de los artistas de una dinastía flamenca que desgraciadamente se ha extinguido, pero su legado es una obra de generosidad para el mundo flamenco.

El mairenismo marca un antes y un después para el cante grande, sensaciones únicas para todos, pero de una manera especial para los que hemos tenido el privilegio de haberlo escuchado personalmente, por lo que tenemos la enorme responsabilidad de ser totalmente objetivos a la hora de escribir sobre esas vivencias peculiares de ese tiempo tan personal.

Manuel Cruz García, mundialmente Manolo o Manuel Mairena, nació en 1934 en el bello pueblo de los alcores, del que ellos lo llevaron como nombre artístico, y murió a las dos y media de la madrugada del 24 al 25 de Abril del presente año 2013, cuando contaba 78 años de edad.

Manuel, hermano de Antonio y de Curro, se inició cantando saetas, palo que en mi modesta opinión, está por derecho propio entre los mejores de todos los tiempos. La controvertida opinión de que fue un cantaor a la sombra de don Antonio no nos sirve, el gran maestro, III Llave de Oro del Cante, efectivamente, ensombreció a muchos compañeros de profesión, incluida su propia familia, pero también tuvo el merito de rescatar a maestros que sin su trabajo hubieran nunca los hubiéramos conocido. Algunos cantes a punto de desaparecer fueron sacados del olvido, y sobre todo, un amor sin límites a su raza que participó en la creación del Cante.

Quiero destacar el cuadernillo ilustrativo que acompaña al Cd., en el que sobresale el editorial de la Junta Directiva de la Federación Provincial de Sevilla; y sobre todo, el artículo titulado “Honores al patricio de los alcores”, que ha escrito el flamencólogo y admirado amigo Manuel Martín Martín, que con su sapiencia y brillante pluma nos da a conocer al personaje en la faceta humana, personal y artística; y lo más importante, pone los nombres y apellidos a los palos situándolos al mismo tiempo en la geografía flamenca, quienes son sus autores, creadores etc., labor que no todos son capaces de realizar.

Resulta todo un placer para el oído escuchar estos cantes grabados entre 1967 y 1994 en lugares tan distintos como, Toledo, Mairena del Alcor, Almería, y Morón de la Frontera, en este último lugar con el testimonio del calor humano de una saeta irrepetible. Las guitarras acompañantes son las de Juan Antonio Muñoz Pacheco, Rafael Mendiola, y José Luis Postigo. Los diez cortes exponen una forma personal de cantar que tuvo Manuel Mairena en el directo de los festivales, peñas flamencas, y en otros escenarios al aire libre en los que dio lo mejor que siempre expresó en vida.

La fidelidad absoluta a sus antepasados le hacen acreedor a la verdad y la pureza del flamenco, que se ha conservado gracias al tesón y a la honradez de esta casta que lo dejó todo a sus antepasados, sin nada para ellos, que solo se conformaron con ser los fieles depositarios de este tesoro que viene de siglos, y que forma parte de la filosofía del mairenismo.

Ahora mismo, estoy escuchando a Manolo unas bulerías por soleá, las que cantó el 25 de Enero de 1986 en su patria chica, es una línea personal que se compenetra con la del aficionado que lo hace sentirse dichoso de pertenecer al misterioso placer de escuchar el cante del bueno. Lo destaco todo lo contenido en el Cd., pero me sobrecogen los recuerdos de Charamusco por soleá, olvidando por supuesto toda la polémica que generó en su día.

Escuchando esta magna recopilación no caigan en la tentación de pensar que Manuel Mairena imita a su hermano mayor hasta la saciedad, creo que no es así, a mi juicio, el menor de los hermanos, lo mismo que Curro y Antonio, cantan con su sello inigualable de una marca genuina que nacieron en Mairena, sus genes proceden de aquellos gitanos que hace unos doscientos años se instalaron en el valle de los alcores, a un paso de Carmona, Alcalá, y Sevilla.

Se puede ser humilde y grande al mismo tiempo, así lo fue como artista y como persona, y queda atestiguado por los que le tratamos cuando terminaba sus actuaciones, y en el trato personal.

Bulerías por soleá, tientos y tangos, liviana, soleá de Charamusco, bulerías muy personales, seguiriyas que remata magistralmente con la cabal de Silverio, destacando como pocos de su tiempo a la hora de conmover el oyente. Le sigue el martinete, para finalizar con su palo fuerte, la saeta, cabalmente constituye una lección magistral recogida a pie de calle en Morón de la Frontera. Todo este material sonoro ve la luz gracias a la generosidad de la Federación Provincial de Peñas de Sevilla que con estos archivos honra al flamenco en el que está la verdad del cantaor Manuel Mairena, que entró por la puerta grande de la historia por derecho propio.