Manuel Gerena. La voz prohibida.


Libros
Manuel Bohórquez Casado
Pozo Nuevo, 2007
Marcos Esc√°nez Carrillo


"Hay hombres que luchan un día
y son buenos,
hay otros que luchan un a√Īo
y son mejores,
hay quienes luchan muchos a√Īos
y son muy buenos,
pero hay los que luchan toda la vida,
esos son los imprescindibles"

Bertolt Brecht

Cada entrega de este autor, Manuel Bohorquez, es una aventura apasionante. Con este libro, no podía ser de otra forma, y mucho más, tratándose de un artista tan especial, tan distinto a todos, con condicionantes tan pronunciados.

Este libro es el descubrimiento de un personaje incre√≠ble e imprescindible. Una historia necesaria y paralela a la de la transici√≥n hacia¬†la democracia espa√Īola.

A Gerena, en los foros de aficionados siempre se le ha medido con el mismo rasero que al resto de los cantaores flamencos, y es injusto porque en su momento levantó pasiones en aquellos que defendían la libertad y el sentido de la igualdad. Pero era un cantaor del que se ocupaban los aficionados, seguramente porque sabían que era un fenómeno social. Aquellos que vivían de espalda a la política, sin saber por qué, se veían obligados a fijar su mirada en Manuel Genera porque sus conciertos eran multitudinarios, cosa que no conseguían el resto de los artistas flamencos.

En el libro escrito por Bohórquez se hace un repaso a la vida del artista con una extensa documentación, extrayendo conclusiones a partir de los datos e incluye testimonios escritos que en su día fueron publicados en periódicos: artículos, noticias, entrevistas y críticas en abundancia.

El hecho de que Manuel Gerena no intervenga en el libro le otorga credibilidad a un trabajo en el que el autor reivindica su importancia como héroe, como persona, como artista y como personaje, mientras que lamenta que el mundo del flamenco le haya olvidado, como si se avergonzara de su existencia. En la página 190 dice :

Gerena sigue siendo a√ļn, de alguna forma, la voz prohibida de este pa√≠s, y sobre todo, un gran desconocido en Andaluc√≠a, donde a√ļn hay quienes piensan que es m√°s digno cantarle a un se√Īorito en un cuarto con olor a puro y a vino barato, que ejercer la libertad de expresi√≥n a trav√©s del cante, que es lo que hicieron Gerena y otros cantaores, pocos, en esos a√Īos dif√≠ciles que no deber√≠an volver nunca.

Boh√≥rquez incluye textos que¬†grandes plumas de la literatura espa√Īola han escrito sobre el artista, algunos incluidos como pr√≥logos en sus trabajos discogr√°ficos o editoriales; poemas dedicados a personas comprometidos con la izquierda, que nos deja vislumbrar que Gerena es poeta antes y m√°s que cantaor, como √©l mismo reconoce en una intimista entrevista que le hace el autor. Est√° claro que su expresi√≥n a trav√©s del flamenco es circunstancial. Se debe al tiempo y al lugar donde le toc√≥ vivir.

Y como colof√≥n √ļltimo, el autor repasa toda su obra cronol√≥gicamente. Como siempre, Manuel Boh√≥rquez vuelve a hacer gala de un tratamiento exquisito hacia un personaje emblem√°tico del flamenco. Lo cierto es que gracias a este libro podemos acercarnos a la figura de un hombre que arriesg√≥ la vida cientos de veces por defender su verdad, que era la verdad de un pueblo que necesitaba y reclamaba ayuda para despertar de un letargo demasiado largo.¬†Un hombre que a trav√©s del flamenco acerc√≥ una ideolog√≠a a cientos de miles de personas. Muchos de ellos quedar√≠an enganchados para siempre en el veh√≠culo del mensaje.

Pero este libro también es el pagaré que representa la deuda que el flamenco y que la democracia tiene contraída con los héroes que la hicieron posible: políticos, cantautores y manifestantes. Lejos están los políticos, y lamentablemente, los manifestantes no tienen rostro. Así que para hacer efectiva esa deuda, nos queda Manuel Gerena.