28.07.2014 – Festival de Cante Flamenco de Berja “Savia nueva”.


Plaza Porticada en Berja (Almería). 22:30 horas.

Rancapino hijo, Guit. Miguel Salado

Rocío Zamora, Guit. Niño de la Fragua

Anabel Veloso y Javier Zapata al Baile
Cante: Cristo Heredia
Guit. Gabriel Pérez
Percusión: Moi Santiago



(Pulsa sobre la imagen para ampliar información)

55 años del Festival de Cante Flamenco de Berja. Savia nueva


El próximo lunes, 28 de julio, tendrá lugar en la plaza Porticada a las 22:30 horas una nueva edición del Festival de Cante Flamenco de Berja. Una muestra que hace incuestionable la afición que aglutina la Alpujarra almeriense, así como la apuesta que el Ayuntamiento local viene realizando desde hace más de 55 años. Si, si… 55 años. Y sin que nadie ponga en valor su antigüedad.

Manuel Villegas, su organizador, me indica que el primer festival de cante flamenco de Berja tuvo lugar en 1959, lo que significa que es siete años más antiguo que el festival de Almería y dista sólo tres del festival más antiguo del mundo, el Potaje Gitano de Utrera, que este año ha celebrado su edición nº 58.
Por el Festival de Cante Flamenco de Berja han pasado los más prestigiosos cantaores de cada época entre los que podemos destacar a Chocolate, Agujetas, Cabrero o Manolo Caracol. Sin duda, un festival con mayúsculas y sin apenas altibajos, mantenido por el consistorio y disfrutado en un altísimo porcentaje por los ciudadanos del municipio. No olvidemos que la peña flamenca de Berja ha tenido peso específico en el mapa peñístico de la provincia, y en su seno se sentía especial devoción hacia cantaores de corte racial y enorme profundidad expresiva, tales como Manuel de los Santos, Agujetas, que la visitó incontables veces.

En este año, el 28 de julio aparece con el subtítulo “Savia Nueva”, ya que por primera vez en este Festival se presenta un cartel en el que toma protagonismo la juventud y se hace patente el relevo generacional inexorable y refrescante. No en vano se trata de una manifestación artística absolutamente viva y en continua evolución. La máxima del flamenco ha sido la misma históricamente: “Ahora se canta, se toca y se baila mejor que nunca”. Y esto se podía decir en los años 70, igual que podemos decirlo ahora, ya que cada vez es más necesario que la técnica, la profesionalidad y las facultades se pongan al servicio del arte.

En este cartel se mantiene la tradición a través de los nombres que lo componen, sin menoscabo de la calidad artística y con la seguridad de que la magia estará presente a lo largo de toda la noche.

Con Baldomero Cortés y la guitarra de Ramón Ribera se recoge el flamenco local, fruto de la afición que se desarrolla en el pueblo. Este telonero de lujo asumirá con su corta edad la responsabilidad de iniciar a los asistentes en el ejercicio de la escucha y sin duda, también en el del disfrute.

Rocío Zamora es una cantaora joven de Almería y con una formación sólida. Ha desarrollado su carrera fundamentalmente en Almería, aunque en su haber cuenta con experiencias en numerosas peñas de Andalucía, así como en ell acompañamiento para el baile. El salto principal hacia el cante adelante lo da tras ser becada durante meses en la Fundación Cristina Heeren de Sevilla, y de esta forma tuvo la oportunidad de estudiar con maestros como José de la Tomasa, Esperanza Fernández o Calixto Sánchez. Rocío pondrá su particular guinda para la puesta de largo de este Festival virgitano con la guitarra de David Delgado, conocido como el Niño de la Fragua, y que últimamente se hace llamar el “Fragüero”.

Una guitarra arística y brillante, con capacidad para transmitir la esencia, lastimera o eufórica, de cada palo.
Al día siguiente del festival, Rocío Zamora viajará a Miami para defender una canción en un concurso en el que su voz ha sido seleccionada entre más de 1.500 voces de todo el mundo. Y eso ya es un premio indiscutible.

El riesgo, la sorpresa y la plasticidad vendrán de la mano de dos bailaores importantes, que además, tenemos la suerte de que sean de nuestra tierra. Anabel Veloso, que podemos verla mil veces y mil veces nos parecerá distinta. Una mujer que baila en mujer, con extraordinarios recursos que explotan la erótica elegante y sutil en connivencia con el vigor y la flamencura. Ha sido programada en la Bienal de Sevilla en dos ediciones distintas y de su trayectoria previa en solitario, yo me quedo con el hecho de que perteneció a la compañía de María Pagés, de la que tanto aprendió, porque María es sin duda, una de las referencias más importante de todos los tiempos del baile femenino.

El otro bailaor, almeriense y de la misma generación que Anabel, es Javier Zapata, que hace poco tiempo regresó a su ciudad natal para producir su propio espectáculo, titulado “Renacer”, aún pendiente de estreno. Viene de ser el primer bailarín de la compañía de María Carrasco durante 8 años, además de haber colaborado en la Bienal con el bailaor Jesús Fernández en dos ocasiones. Es el único bailaor de origen almeriense en el panorama artístico actual de la provincia, y sus formas son de primer nivel.

Por detrás, aunque en determinados momentos serán protagonistas, contamos con Cristo Heredia al cante, uno de los cantaores almerienses con más proyección para saltar al escenario nacional, Gabriel Pérez, un guitarrista que en estos últimos meses se está dejando notar con una garra interpretativa especial y una seguridad en la guitarra digna de los mejores profesionales, y la percusión de Moi Santiago, que sigue siendo la más reclamada de la provincia.

La sorpresa y el riesgo vienen dados porque será la primera vez que Anabel Veloso y Javier Zapata suban a un escenario para bailar juntos, además de poner sobre las tablas algunos bailes individuales. Una aventura que los asistentes tendrán la suerte de presenciar y recordarán como un hito memorable.

La tradición vendrá representada a través de una de las herencias dinásticas más genuinas, la creada por Rancapino a través de sus hijos El más joven de su descendencia, conocido como Rancapino Chico, que ya siendo minúsculo apareció en televisión para mostrar la grandeza de su arte, aprendido sin apenas alteración de su padre, este gaditano milenario que nos ha roto tantas veces a través de la malagueña del Mellizo que sigue a la granaína de ámbito bajo, invención de Don Antonio Chacón. La escuela sabia y enraizada en la cultura de la Andalucía más baja, impresa para los restos en la voz de Aurelio Sellés inicialmente, Rancapino padre posteriormente, y remozada en la voz joven, melismática y dolorida de Alonso Núñez, Rancapino hijo. Este joven cantaor que aparece de forma inevitable con una valentía extrema ante los que bicheamos en Youtube, cantando en tonos imposibles y rompiendo las líneas melódicas con verdaderas puntas de alfiler. Su escuela es la forma de dolerse de su padre y su esencia es la humildad del que tiene cosas que decir pero sólo sabe cantarlas. Estará por primera vez en la provincia de Almería el día 28 de julio.

Es decir, que el Cartel de este FESTIVAL DE CANTE FLAMENCO DE BERJA que hay que escribir con mayúsculas, tiene alma propia. Un alma que aglutina conceptos tan nuestros y tan grandes como Almería – juventud – riesgo – sorpresa – herencia – dinastía – arte - flamenco.
Y todo esto, hecho desde el Ayuntamiento local, entendiendo que el protagonista es el pueblo como principal receptor por un lado y el flamenco por otro, como medio de transmisión. Un ejemplo de humildad y de gestión. Eso sí que es trabajar por un municipio y por su cultura. Será un honor presentarlo. ¡Va por ustedes!

Marcos Escánez