Las minas de Egipto


Discos Flamencos
Argentina
Luismi Prod , 2009
Antonio Nieto Viso


La primera vez que escuché cantar a Argentina, fue en el Aula Magna del Colegio de Médicos de Madrid, el 6 de junio de 2006, dentro del Festival Flamenco p´tos, que cada año organizan de manera altruista los grandes humoristas y mejores personas, Juan Luis Cano y Guillermo Fesser. Aquella noche dije para mis adentros, esta niña vale, y no me equivoqué, así lo avala su trayectoria ascendente con este segundo Cd., que con el título “Las Minas de Egipto”, en el que Argentina confirma que tiene un sitio en el arte Flamenco del siglo XXI, en el que la mujer tiene abiertas todas las posibilidades para triunfar.

Argentina María López Tristancho, es la joven de veinticinco años nacida en Huelva, que cuando su madre la trajo al mundo el destino le tenía preparado el nombre artístico de Argentina, para que recorra el mundo y se una con otros artistas para escribir la presente y futura historia del Cante.

Estamos ante un excelente cd., en el que unida a un fabuloso equipo humano ha puesto en nuestras manos este trabajo flamenco que llevábamos esperando dentro del movido panorama de las nuevas voces que vienen pisando fuerte.

El arte Flamenco es tradición, sin duda, pero al mismo tiempo como música viva que es, necesita ampliar los horizontes que se divisan en este tiempo que nos ha tocado vivir. Cuando las cosas se hacen bastante bien hay que reconocerlo, me rindo ante Argentina y le deseo muchos éxitos en toda su brillante carrera, no solamente yo, sino la gran mayoría de aficionados. Ella sin renunciar al Cante por derecho, ha innovado un poquito más, los nuevos instrumentos musicales han abierto posibilidades acústicas, y además, para eso está el tiempo, para poner a cada uno en su sitio, y a las pruebas me remito.

En este reciente trabajo, vanguardia y tradición van de la mano, así queda patente en el primer corte con unos modernos tangos con letras actuales, pero con el embrujo y el duende aleteando por toda la obra.

Como mujer de su tiempo ha sabido armonizar todos los elementos en unas bulerías paras el futuro, aunque se trate más bien de una canción, que con el tiempo tendrá que perfeccionar, son sonidos nuevos sonidos que suenan más de lo que nos gustaría, a mi, particularmente no me convencen, sin que ello signifique que yo lleve la razón, y habrá que ir adaptándose a ellos.

En el tercer corte, encontramos de lleno la autenticidad mirando al pasado, que poco a poco se nos está escapando de las manos. Son unas soleares de distintas escuelas trianeras en la que rezuma el estilo de Rosalía de Triana con querencias a la soleá por bulerías en el tercio que da el título a este Cd, como “Las Minas de Egipto”, perfecto en todo, incluido el compás.

Sigue la cantaora onubense, por los caminos del futuro con una bella canción, en la que se percibe la gran clase de los músicos intervinientes, pienso que es lo más comercial de todo, pienso yo que será para acercarse a otros públicos ajenos a este mundo. Las alegrías de Cádiz, son modernas, pero Argentina ha sabido con su personalidad sacar adelante muy bien conseguido en este trabajo en equipo. En la pista seis, escuchamos una comercial rumba en la que su equipo la vuelve a arropar con todos los complementos musicales, vaya mi reconocimiento para todos ellos, ya que sería prolijo enumerarlos a todos.

Con una voz segura, echa mano de la tradición para desgranar la nana basándose en maestros actuales con marcados acentos que resultan casi una canción. En otras bulerías, la joven artista sabe llevar a buen puerto el soniquete y el compás jerezano con la grandeza de una fiesta que solo se da en la capital del vino, y que en pocos sitios más han sabido legar para la posteridad.

En el penúltimo tema, está comprendida una de las malagueñas que creó don Antonio Chacón, la canta como tiene que ser, con todas las curvas melódicas perfectas, que ella remata con la media granaína del inolvidable maestro jerezano, que pronto hará ochenta y un años de su fallecimiento. Todo un clásico que ha afrontado en toda su profundidad que se requiere para estos palos inconfundibles, en los que los que el aficionado pone su acento especial a la hora e escuchar para gozar, o para sentir, dos formas entre otras, de entender el Cante en las que nuestra joven artista con sus amplísimas facultades y extraordinaria voz nos ha dejado satisfechos.

Para despedirse, ha querido homenajear a su tierra con unos fandangos choqueros por los estilos de Antonio Rengel, Rebollo, el Peque de la Isla, a los que ensambla las modalidades de Valverde del Camino, Cabezas Rubias, y Paco Isidro como cierre a esta extraordinaria tanda fandangueril en los que ella ha puesto toda su alma.

Argentina mejorará mucho más con el tiempo, de eso estamos seguros, en este Cd. entre líneas hay un mensaje subliminal, del que pienso, que dará mucho que hablar entre los aficionados del presente y del futuro. Trabajos como estos, son los que están haciendo falta para el Cante Flamenco en este momento.