La gran Putada


Reportaje
Jorge Sánchez
Junio, 2014


Putada.- Faena hecha malintencionada que causa perjuicio.

Durante muchos artículos publicados desde esta web flamenca y con la libertad que me da, he alabado a muchos profesionales, ya sean artistas, como promotores y gente que profesionalmente se mueve en este Arte. No solo por su buen hacer, sino por mantener un Arte único, en muchos casos con perjuicios económicos, sobre todo en esta época de crisis financiera.

Por supuesto que todo profesional tiene un lado bueno y otro menos. A veces lunares oscuros. Sin embargo, pienso, que quien se mueve tiene de ambos, pues el que no hace nada, no es susceptible de crítica, positiva o negativa. El profesional se mueve por el Arte y para vivir de ello.

Por supuesto que hay aficionados, que apuestan su dinero por mantener el Arte. Aficionados que mueven Peñas y Festivales. Loable como el que más, pues la mayoría de las veces, el gasto económico supera el ingreso. Pero la satisfacción que tienen es tan grande, que siguen contra viento y marea.



  • Marcelo Sousa y Pepe Núñez, en la Peña Duende
  • Amalia Andújar y Antonio Carrión, en la Peña Duende
  • Lucha por la Cultura, en el Paseo de la Castellana, con la Peña Duende.
  • Miguel Ochando, en la Sala García Lorca – Casa Patas
  • Antonio Porcuna
  • La Peña Duende, con varios Artistas
  • Chano Domínguez, en la Sala García Lorca – Casa Patas
  • Gema Caballero y Pepe Núñez, en la Peña Duende


Peña Duende ante los nuevos tiempos.


Un caso llamativo ha sucedido estos días, con la Peña Duende, de Madrid. La Peña, nacida en el barrio flamenco del Puente de Vallekas, en el año 1990, esto es, hace 25 años. Única peña, que mantiene desde siempre, una programación anual, con grandes profesionales. Pasaron por aquí, José Menese, Carmen Linares, Chato de la Isla, Chaquetón, Merenguito, Diego Rubichi (última actuación), etc, etc.

Una Peña que hace un par de años fue desalojada de su centro por un sobrecoste económico vergonzoso y que tuvo que alojarse en los locales de otra peña aneja, los Cabales. Una Peña marcada por la crisis y que se sostiene gracias a unos pocos aficionados, que dirigidos por un entusiasta Paco Catalán, recibe con desafíos las nuevas programaciones.

icho esto y durante este trimestre, Duende programa un cartel de artistas de lujo. Merenguito, Gema Caballero, Marcelo Sousa (despedida), Jesús Chozas, el Yeyé de Cádiz y Luis el Zambo. !Alguien quiere más!. Lujazo de artistas, a unos precios moderados, que fomentan verdaderamente el Flamenco con letras grandes.

Peña combativa, que representó a Madrid y a toda España en los actos de desagravio de "Lucha por la Cultura", reunión en el Paseo de la Castellana, de Madrid, con todas las Artes defendiendo lo "nuestro".

Sala García Lorca y Casa Patas.

Del promotor Antonio Benamargo he escrito mucho y bien, no solo de sus programaciones sino también de su interés por el Arte. Ha promovido Festivales, actuaciones benéficas y lujos de programas, ya sea por su lógica cuestión económica como de gran aficionado. Toda una vida con grandes conocimientos. Pocos son, los que en Madrid y puntos españoles, no han disfrutado del buen hacer de Benamargo.

Y qué decir del Tablao Casa Patas del que soy un seguidor apasionado y algunas veces "acusado" de hablar excesivamente bien de sus programaciones. Grandes y jóvenes Artistas se han paseado por aquí y mis "comentarios" favorables siempre han estado al día. Y lo merecen.

Y sucedió lo inexplicable.

El suceso ocurrido une en e tiempo y en artista, a la Peña Duende barrio de Vallekas), Antonio Benamargo (vecino del barrio de Vallekas) y Casa Patas. Y surge la gran Putada.

La actuación de Luis el Zambo, en la Peña Duende (viernes, 20) y Sala García Lorca – Casa Patas (sábado, 21) y cuya programación está dirigida por Benamargo, hace que el promotor "obligue" a desprogramar al Artista de la Peña flamenca.

Presiona al Artista para que desista de ir a la Peña o sufrirá la negativa de la actuación en el Tablao. Y llama a la Peña para presionar a los socios. Los intereses económicos por encima de todo. ¿La Peña dificulta los intereses del empresario?. En absoluto. Lo afirmo con rotundidad, del que conoce sus diferentes públicos. No hay ninguna, pero ninguna posibilidad de que esta Peña, por sus dimensiones de aforo, pueda perjudicar ambas actuaciones. ¿Y el Artista? …… está la situación económica es muy difícil.

Los Flamencos, los de verdad, deberíamos de colaborar, pues pienso que la suma de todos incide en el beneficio de todos. Incluso en el económico. No sé cómo ha sido posible este desatino y solo caben las "disculpas", taponar las heridas y no volver a tener un episodio de estas amargas características.

Después de tantas alabanzas, siento lo ocurrido.