La Génesis del Martinete IV


Investigación
Pierre Lefranc


La Génesis del Martinete IV:
otro suplemento martinetero


(Publicado en 2011 en tristeyazul.com)




(Pulsa sobre la imagen para ampliar)





En agosto de 2011 y por pura casualidad, tropecé con un reciente catálogo francés de subastas que contenía una foto del cuadro reproducido arriba, del pintor francés Nicolas Edward Gabé (1814-1865). Dicho cuadro representa cuadrillas de peones y tres martinetes utilizados para clavar estacas, dentro de la construcción en 1803 de un fuerte cerca del puerto de Boulogne-sur-Mer en el norte de Francia.

Lo más significativo en los contextos que nos interesan es la parte central del cuadro, al pie del martinete más alto, donde se puede ver el peso utilizado para clavar una estaca mientras tres peones empiezan el trabajo colocándola con martillos fuertes. Se pueden ver también varios peones con agua hasta la cintura –o más alto–, lo que nos recuerda la letra «carraqueña» ya evocada :

Y la señá Comandanta
E lástima que le dio
Mandó que los relebaran
Y los sacaran ar só.
(Demófilo, p.152)


El catálogo aludido añade la siguiente información (en traducción mía), extraída de un comentario del siglo XIX :

Se empezaba a trabajar al bajar el mar. Cuando las cabezas de las estacas estaban suficientemente descubiertas para poder batirlas, los peones empezaban su labor antes de bajamar y continuaban con la marea entrante: con la mitad del cuerpo en el agua, obraban cantando bajo las balas de los ingleses.

Una vez más se confirma que se trabajaba cantando.

Se sospechan en La Carraca (y después) dos fenómenos sucesivos. Un motivo musulmán de pocas notas que los moros “esclavos del Rey” periódicamente entonaban –así como en las galeras– fue apropiado por los gitanos y dio luz a un cante ; más tarde el nombre atribuido a este cante perpetuó para ellos el recuerdo del instrumento casi de tortura utilizado. Se pasó de lo que había sido descrito como una “queja de Galera” a una queja de martinete.

(Fuente: Drouot-Estimations, 10 décembre 2010, p. 43).

© Pierre Lefranc