José de Lucía


Discos Flamencos
José de Lucía
Emi, 2011
Marcos Escánez Carrillo


Yo recibí este disco y lo puse en el estante de discos pendientes de reseñar, sin quitarle el plastiquito del precinto, y ahí ha estado hasta hace unos veinte días que decidí que sería una de las reseñas de este mes. “José de Lucía” sin más… como nombre… me pareció presuntuoso e impostado… Por lo demás, parecía un disco más de guitarra flamenca.

Luego, al escucharlo con calma, me han ido abordando todo tipo de sensaciones, todas buenas, todas distintas. Y cuando te ha convencido como música, como opción, indagas un poquito por internet y descubres que este tipo es hijo de Pepe de Lucía, hermano de Malú y sobrino de Paco.

Y entonces te sale un ÓLE del alma como una casa de grande… y le agradeces a este desconocido que no haya encargado a nadie que te hiciera saber quién es, porque de ser así, hubieras valorado el disco de otra manera bien distinta.

Óle, tú, Joseíllo, que me has dado una lección de humildad, y óle tú también, porque me has hecho disfrutar de verdad con tu música!!!

Este es un buen ejemplo de temple y discreción, pero sobre todo, un excelente ejemplo de reinvención de uno mismo, y de buscar la autorrealización allí donde todo parece perdido.

Una distonía en la mano derecha le obligó a abandonar el toque tradicional cuando acompañaba al mismísimo Juan Manuel Cañizares, y José decidió continuar su desarrollo como guitarrista apoyándose en la púa. No es un recurso fácil sino todo lo contrario, si se toca como lo hace este artista. Y si bien no puede aplicar la técnica tensional y percusiva flamenca de la mano derecha, si que puede armonizar y realizar punteos vertiginosos.

Su primer disco es de guitarra acústica. Es decir, que se aborda el flamenco desde la guitarra tocada con púa, y aunque la tensión no es la misma que en el toque tradicional, José de Lucía demuestra tener un sentido musical de excepción. El buen gusto y la elegancia presiden todas las figuras armónicas de los ocho cortes, y alguno hay que no me atrevo a catalogar como flamenco, pero el trabajo en su conjunto, si que lo es. ¿Alguien puede dudar que este guitarrista lo ha mamado en su casa?. Una rumba, dos bulerías, una balada, tanguillos, tangos, alegría y fandangos, lo hacen evidente.

Escúchenlo y disfruten.