Centro Sefarad. Suma Flamenca. Madrid.
Amos Lora, guitarra. Lidón Patiño, baile.
Junio, 2012


A la emergente bailaora Lidón Patiño, ganadora del premio Suma Flamenca de jóvenes promesas, no le es fácil realizar su actuación en el Festival. Primero la “gran” Aida Gómez, no desea “sombras”, “son alargadas las sombras de los cipreses” en los Teatros del Canal (sede central del Festival) y decide con la organización que “en el escenario no cogen dos”. Luego la colocan en el día que el fútbol nacional tiene cita europea (la pelotita eclipsa hasta la “crisis”, así que la Cultura queda para los restos de los mortales). Pero para nuestra alegría, se llenó el Centro. Y con un magnífico sonido, dadas las dificultades de la celebración al aire libre.

Amos Lora, es la “esperanza del toque flamenco” y el marketing nos cuenta, que es la figura “emergente” más importante, el sucesor de Paco de Lucía. Y algunos sin saberlo, entre los que me encuentro. Por ello, la actuación fue muy bien vista y oída por el respetable público. Me quedo al margen de lo visto y solo pienso que al artista le quedan años de aprendizaje y un largo camino. No se llega con doce años, aunque algunos nos lo vendan. Encomiable no obstante, el artista.


  • Amos Lora
  • Amos Lora


Lugar idílico, jardines del Palacio de Cañete (centro cultural judío). En el centro de Madrid, un oasis de quietud y paz. ¡Que suerte!

Sale Lidón Patiño y empieza a llover (primer aviso). Sale Lidón y vuelve a llover (segundo aviso). Por fin el cielo se calma y sale la bailaora y su grupo. Reseño en letras grandes 2 apuestas en su actuación: Riesgo al cante, con 2 grandes cantaoras, Eva Durán y Angélica Leyva y Riesgo en la utilización de la bata de cola. Riesgo joven y decisión acertada.

Buen cante, con poderío, con servicio al baile, con elegancia, sabiendo utilizar el escenario y acoplándose perfectamente a la actuación. Acierto también en el montaje, sencillo y eficaz.
La joven y guapa bailaora domina y manda. Primera parte con gran acierto, aunque la “sorpresa” que preparaba estaba más tarde. De rojo fusión, con olor a tierra mojada y a hierbabuena, con el fuego dentro, manejaba el Arte a su antojo. Mirada fuerte, dura, con manos que acompañan y recogen la cola con primor ¡ole!. Y encima ella se gusta, está feliz y lo trasmite.

Y se introduce en el desgarro de dos “figurones” que rompen con ella, sin estridencias, con el tacón justo, sin desplantes a la grada, con la utilización clásica del flamenco. Buen sabor en medio del bello jardín.

¿Y ahora qué?. Nadie quitará a la artista de esta buena actuación, pero el día a día tiene que tener una compensación de trabajo, con un futuro ganado con sudor, esfuerzo y Arte. Lidón Patiño se ha ganado un lugar en el futuro flamenco.


  • Lidón Patiño
  • Lidón Patiño
  • Lidón Patiño
  • Lidón Patiño
  • Lidón Patiño
  • Lidón Patiño
  • Lidón Patiño