Infundio


Discos Flamencos
Tomás de Perrate
Discmedi 2012
Marcos Escánez Carrillo


La Real Academia de la Lengua española dice que Infundio es una “Mentira, patraña o noticia falsa, generalmente tendenciosa”. Vamos, lo que se suele llamar, “levantar un falso testimonio”. Sin embargo, este Infundio de Tomás de Perrate, tiene más de verdad que de mentira. Aunque eso sí… es su verdad, la que siempre ha defendido.


Cuando puso en circulación su primer disco, titulado “Perraterías”, dejaba vislumbrar a un artista que tenía algo bueno que contar aunque la vida le llevara por otros derroteros. Él mismo infravaloraba lo que había vivido en su casa y lo que la genética le había hecho heredar. Ahora, como artista consolidado, aparece como una referencia en el panorama artístico actual, muy en su papel, creyéndoselo. Y esto se nota…

Tras una aventura discográfica en la que cedía protagonismo a su familia, aparece con este disco, Infundio. Un discurso que parte de su fundamental origen para encontrarse consigo mismo. Una especie de amalgama en el que se cruza su compromiso personal para con la estética del flamenco de Utrera (seguiriyas “a cat”, alegrías “caridad”, bulerías “perraterias”) con su gusto por la copla (“Se nos rompió el amor”, “Te vi”) o su propia experiencia auditiva personal (Romance del Amargo).

Aparece la guitarra de Ricardo Moreno, que también hace las veces de productor, imprimiendo un punto más musical y dinámico en los arreglos. También participan Diego del Mora en unas bulerías y Antonio Moya en una soleá. Este último ha sido hasta ahora su habitual acompañante.

Tomás vuelve a jugar con los tangos del Piyayo, tal y como hizo en su primer trabajo, con el que sorprendía a la afición flamenca; esta vez, salpicándolos de color caribeño.

La canción “Te vi” constituye uno de los mejores momentos de la audición. Una canción verdadera bonita, en la que nuestro artista expone su registro a media voz, sin perder calidez ni emoción.

Vuelvo a incidir en la amalgama que encierra este discurso de Tomás de Perrate, que hace cohabitar la tradición y la estética heredada con formas que saben a nuevo, a vivencia de ahora, dinámicas y actuales. Quizá ese es el mayor valor de este trabajo, y si me apuras, incluso de este artista: un Perrate de ahora.