Gérgal


Discos Flamencos
Kiki de Castilblanco
Autoprod.
Antonio Nieto Viso


Dentro del marco del Flamenco actual, quiero destacar la importancia como cantaor de Kiki de Castilblanco, para ello echo mano de de uno de sus trabajos, concretamente, de “Gergal” en el que está acompañado por la guitarra de José Roldán. Destacan por otro lado los autores de las letras, que son nada más y nada menos que, Francisco Vázquez Brenes, Antonio Murciano, y José Luis Rodríguez Ojeda.

Aunque este cd. del que hablamos, fue grabado hace algunos años, no por ello ha perdido vigencia, ni tampoco del calor humano que esta buena persona le impregnó cuando se metió en el estudio de grabación.

El nombre propio de este cantaor, es el de Francisco Moya González, que con una excelente voz le da al Cante una nueva manera de expresión dentro de la ortodoxia, al que además, le reconozco que a mi me gusta como canta.

A lo largo de ocho cortes, todos ellos diferentes, nos introduce en los vericuetos sonoros de lo bien dicho, como decían muchos aficionados antiguos. Comienza sobrado de facultades, con la colombiana de exquisito gusto, y sabiendo poner el acento perfecto en la ejecución. El segundo palo lo desarrolla con unas alegrías o cantiñas de Córdoba, que en 1967, en la Gran Antología Flamenca nos las dejó para siempre Pedro Lavado, un cantaor de Puente Genil que tuvo cierto renombre en las décadas de los años sesenta y setenta del pasado siglo XX. Kiki nos vuelve a refrescar la memoria por lo bien que las canta, y además con la misma letra de Antonio Murciano. Se lo agradecemos sobremanera, ya que al menos por Madrid y zona centro nunca lo he vuelto a escuchar; la verdad que es una buena versión esta, que pienso que deberían utilizarla los artistas para que se siguiera conociendo, sobre todo por los cantaores jóvenes.

Demuestra que conoce el cante de Levante cantando cartageneras actuales, las mismas a las que han sabido meterle nuevos aires del marchamo minero. Recorre todo el espacio variado de cantes, ahora con unos caracoles, a los que con palmas y guitarra nos conduce a un buen disfrute del cante bonito y alegre muy bien medido en todos los tonos.

Cambia de aires con una Malagueña de la escuela de Baldomero Pacheco, que viene bien escuchar después de la que está cayendo, y que cierra magistralmente con verdiales. Por Soleá sale a nuestro encuentro por los caminos de Utrera, para dirigirse a Cádiz con tercios eclécticos del saber. Comienza a bajar el telón con unos valientes fandangos naturales en los que vuelven a sobresalir sus excelentes facultades.

Cierra “Gergal” con la granaína en el aire de Manuel Vallejo, pero con su propia personalidad al servicio de este cante que engrandeció don Antonio Chacón, a la que sigue la media granaína con los mas bellos tonos.

El cd. es para disfrutarlo escuchándolo, ya que Kiki estuvo muy a gusto cuando lo grabó, a nosotros nos toca ahora analizarlo para descubrir la verdad de este cantaor.