Fotógrafos Flamencos


Reportaje
Jorge Sánchez
Febrero, 2015


Están ahí, aunque no se les note, pero ellos siguen la información general de cuantos eventos se producen en una ciudad. Algunos les ignoran y así cada vez son menos los que se dedican a esta fantástica actividad, que en muchos momentos se convierte en Arte. El Arte Flamenco necesita y se nutre de ellos, para convertirlos en una necesidad. Son, los Fotógrafos Flamencos.

Monsieur Barenboim regaña al público.


(Diario El País, 19 de Enero de 2015. Escribe, J.A. Vela del Campo. Auditorio Nacional de Madrid.


"…..Y en esas llegó Maurice Ravel, con cuatro composiciones. Barenboim preparó el terreno con regañina incluida a los que no dejaban de sacar fotos desde sus localidades en ese tic colectivo propiciado por los móviles, que inunda nuestros hábitos cotidianos. Pidió una pausa en la oleada de fotos para el recuerdo porque está prohibido, porque desconcierta a los músicos tanto flash y, con sentido de humor, porque si ocupan las manos apretando los correspondientes botoncitos no pueden aplaudir a la orquesta".

Hace unos años, el mismo Auditorio Nacional, en su Sala de Cámara, empezó a programar anualmente actuaciones flamencas, organizadas por la Agencia del Flamenco. Se prohibían las fotos, hasta que el director del Auditorio, el compositor y premio Nacional de Música, José Manuel López López y el que escribe, tuvimos una reunión, llegando a un acuerdo de la necesidad con "autorización" de sacar fotos en los primeros compases flamencos.

Y así se realizó durante un par de años, hasta que cambió la Dirección, que trajo consigo la singularidad de los cantes a "pulmón limpio", por derecho ante 900 localidades. Unos comentarios míos negativos, en este medio, jondoweb.com, no gustaron a la dirección y se me retiró la acreditación de malos modos. Una Sala grande, una guitarra, una voz con multitud de timbres, hacían que no se tuviera buena audición y todo resultase un caos. Posteriormente todo volvió a sus inicios, con los ingenieros de sonido poniendo orden, pero el que escribe se quedó fuera del Auditorio. Nadie, ni los Artistas, ni la Agencia, ni el Auditorio movieron un dedo.

Y otra para la Sgae.


Igualmente, hace unos años, con ocasión de la entrega de los Premios de la Música, en el Teatro Coliseum de Madrid, y con la organización de la Sgae, intenté hacer una fotografías a la premiada cantaora doña Carmen Linares, pero la organización me "obligaba" a pasar por el foto-cool y hacer las fotos a doña Isabel Pantoja, premiada a última hora, pues la Gala no interesaba a ningún medio audiovisual y el ridículo podría ser mayúsculo. Ante mi negativa para pasar por el "aro", se me prohibió la entrada al Teatro. Nadie movió un dedo.



  • Artículo  de  Vela del Campo. Diario El País
  • Juan Habichuela,  Arcángel  y  José Manuel López López
  • Juan Habichuela  y  Enrique  de  Melchor
  • Arcángel
  • El Güito
  • Juan Ramírez
  • La Macanita
  • Blanca  del  Rey
  • El Pelao y La Uchi
  • Remedios Amaya
  • Jorge Sánchez Fontaneda
  • José Blas Vega  y  Jorge
  • Sara Baras  y  Jorge
  • Estrella Morente  y  Jorge


Actuaciones flamencas.


En algunas actuaciones flamencas, a los fotógrafos "profesionales" (apenas quedan, pues no se mueve dinero, sino su infinita afición), se les mete en sitios recónditos y con unos tiempos muy limitados, donde se intenta conseguir buenas fotos. Fotografías que luego se recogerán en los escasos medios que tienen interés, en portadas de discos, en la utilización de los artistas, pero eso sí, sin costo alguno y sin permiso previo de utilización. Todo campa en el desierto.

Hay algunas organizaciones y artistas que son más profesionales, que reconocen el esfuerzo, dan más facilidades y muestran todo el respeto.

Igualmente al fotógrafo flamenco le llueven las críticas, por culpa de los "otros" fotógrafos nacionales, que con tal de conseguir "sus" fotos, son capaces de cualquier molestia para los artistas y público. A ellos les da lo mismo con tal de conseguir fotos para su medio. Es resaltable, que ya un magnífico fotógrafo flamenco, Manuel Montaño, lo denunció anteriormente con otras palabras, a las que me sumé.

Y llegó el Público.


Increpaba Barenboim la actitud de la gente y que yo he "denunciado" reiteradamente. Las organizaciones prohíben al "fotógrafo profesional" hacer fotos y dejan al público que reiteradamente haga fotos, videos y los suba inmediatamente a la Red. Y nosotros, los "gilipollas" mirando estupefactos.

Resumen.


El Fotógrafo Flamenco tiene una importancia vital, dentro del recuerdo de la actividad artística de este País. La falta de el, supondría un descalabro en la imagen de futuras generaciones. Todos buscamos buenas imágenes de nuestros artistas, de nuestras veladas, de nuestros actos, de las anécdotas, de los grandes triunfos y así podemos seguir con el Recuerdo. Por ello, debemos de cuidar los "escasos" artistas de la imagen. Juntos, artistas, fotógrafos, escritores, público, seguiremos dando valor a un Sentimiento grande.