Flamenco Jazz 2


Discos Flamencos
V.V.A.A.
Karonte, 2004
Raimundo de la Torre


¿Puede ser el arte que reinventan estos jóvenes músicos españoles un desorden de estilos musicales que mezclan sin ningún tipo de vergüenza el flamenco con el jazz o el jazz con el flamenco?, ¿o expresan sin el pudor que la genialidad les otorga, sabias alianzas inventadas para apropiarse de las formas separadas de su cultura musical y medio histórico?

Sea como fuere el jazz y el flamenco, aun naciendo en espacios geográficos distintos, padecen en sus orígenes connotaciones sociales racistas, persecutorias y esclavistas, dando obviamente lugar a manifestaciones de liberación y creación cultural diversas, como pueda ser en este caso; la música de jazz en una orilla del atlántico y el flamenco en la otra.

Si bien fueron los músicos norteamericanos los primeros en acercarse a nuestro flamenco para fusionar o mezclar con su autóctono jazz, con menor o mayor acierto, serán los músicos españoles los que den mayoría de edad a este estilo musical llamado , que no ha hecho mas que empezar y del que se espera una larga y saludable continuidad.

El atractivo de este estilo o modo de expresión musical lo van a poder disfrutar en este vuelo de perfecto equilibrio que ofrece la escucha de esta apuesta-- acertada una vez mas-- de grandes músicos, interpretes y compositores de los sellos de Karonte Distribuciones.

Abriendo y cerrando el disco, como no podía ser de otra manera, el máximo exponente del flamenco jazz en la actualidad; Chano Domínguez. Comenzando con un Tango “Sólo con Verte” compuesto por el propio Chano y mezclado y cantado por Chonchi Heredia. Y terminando con un lujo de arreglo sobre “El Toro y La Luna” donde el lenguaje del jazz y el flamenco se funden de manera impecable.

El genio interpretativo del pianista Pedro Ojesto firma dos temas; el segundo de este disco “Tarifa Estambul” donde el suspiro árabe tan enraizado en nuestro flamenco nutre esta composición jazzística dándole colorido y belleza musical. Y el tema 11, “La Brisa”, donde acompaña con su trío a la hechizadora voz de Ana Salazar salpicando y adornando de mágicos matices esta pieza.

El guitarrista jerezano Juan Diego firma el cuarto tema: “Vapor de Cai”. Como escribió José Mª Gamboa a modo de comentario del disco, un tanguillo “con un toque mesurado y elegante, inteligente y diferente”. Si a esto le sumamos un acompañante de lujo que sólo aparece en obras singulares, propias y ajenas, como es el maestro Jorge Pardo, sobran las palabras. Mejor escuchar.

El pianista Henry Vincent firma el sexto tema del álbum “Colores del Mediterráneo”impregnando esta obra flamenco-jazzística con la sutileza y encanto del mar que da nombre a tan entrañable composición.

El séptimo tema, “De Luna Blanca”, es una rumba del guitarrista Carlos Piñana doblado con la guitarra eléctrica y acústica de Chema Vilches. Ejecutan, quizá, la pieza más arriesgada en cuanto a instrumentación se refiere, dotando al tema de un aire jazz-rock-flamenco. El toque genial de Carlos pulsa, ejecuta y reviste la composición de una gran belleza.

El guitarrista madrileño Agustín Carbonell se cobra otra rumba llamada “La Rumba de Pancho”. Heredero de dos grandes guitarristas: el pasado representado por Sabicas y el presente de Paco de Lucía. Carbonell deja patente su maestría y originalidad incorporando novedades como el tres cubano en una pieza flamenco-jazzística.

Originalidad también en el siguiente tema del disco“Jun Ping in Trebujela”del trío gaditano Saguiba; saxo, guitarra y contrabajo en una composición tan llena de fuerza como de alegría.

El pianista Alberto Conde nos deleita con “Judería”. : ¿Puede un músico gallego suspirar morunamente?. Alberto consigue plasmar extraordinariamente en esta composición, los orígenes de la música popular española con la cultura judía que durante tantos siglos flirteó y reinó por nuestros campos, aderezado con gran rítmica jazzística.

“Entre Piedras” es el adelanto de lo que será el próximo disco del compositor, arreglista y percusionista, Guillermo McGill. Toda una obra de sonoridad rica y plena donde con maestría inusitada se fusionan las líneas melódicas dentro de la textura musical sin producir contrastes entre los estilos jazzístico y flamenco. Una obra mayor que invita a escucharla con detenimiento y deleite.
.......................................................

El respeto a las formas de este estilo musical con el que tratan los músicos cada una de las composiciones de este disco esta ligado a la inventiva, espontaneidad y habilidad de la ejecución de los mismos. Brillantemente cargada de una improvisación continua, una imaginación desbordante y una vivacidad de mente repleta de fantasías que absolutamente a nadie dejara indiferente.