Entrevista a José María Velázquez-Gaztelu


Entrevistas escritas
José Cenizo

José Cenizo


ENTREVISTA AL PERIODISTA Y ESCRITOR JOSÉ MARÍA VELÁZQUEZ-GAZTELU


José Cenizo Jiménez



Todo un placer y un lujo traer a nuestra sección de entrevistas a personalidades del flamenco a todo un referente de la comunicación e investigación del flamenco: José María Velázquez-Gaztelu. Acaba de publicar además sus, digamos, de alguna manera, memorias, aunque a través de artículos, críticas y entrevistas a muchos y fundamentales hombres y mujeres de lo jondo. Nos une una buena amistad y lo consideramos uno de nuestros maestros por tantas cosas, su magisterio en lo indicado pero también su sencillez y su elegancia personales. Él mismo nos remite esta breve biobliografía y después damos comienzo a la ansiada entrevista. Ojalá les guste.

José María Velázquez-Gaztelu (Cádiz, 1942). Vivió su niñez y juventud en Arcos de la Frontera y reside en Madrid. Además de su faceta de escritor y periodista especializado, ha escrito los libros de poesía (La ceniza, Carabela, 1967), Ritos (Adonais, 1971), Los límites del desierto (Visor, 1998) y Viajes de la eternidad (Visor, 2016), Premio Fray Luis de León. Ha sido coguionista, presentador y flamencólogo de las históricas series, emitidas por Televisión Española, entre 1970 y 1973, Rito y Geografía del Cante y Rito y Geografía del baile. Ha pronunciado conferencias sobre flamenco en universidades, centros culturales y conservatorios de distintos países europeos, asiáticos y americanos, y ha publicado el libro De la noche a la mañana. Medio siglo en la voz de los flamencos (Athenaica, 2021). Desde 1984 es director, guionista y presentador del programa Nuestro Flamenco, en Radio Clásica, RTVE. Desde 2008 es responsable de las páginas de flamenco del semanario El Cultural.

P. ¿Cómo fueron tus inicios en el flamenco como aficionado y como investigador y divulgador del mismo? ¿Haber nacido en Arcos de la Frontera (Cádiz) tiene algo que ver?
R. La casa familiar de Arcos de la Frontera (Cádiz), lindaba con la cárcel. Desde la azotea y siendo muy niño, observaba el patio donde los presos ensayaban día y noche saetas que, aferrados a los barrotes de una enorme reja que daba a la calle, cantaban después en la madrugada del viernes santo ante el paso de Jesús Nazareno. Al que mejor lo hiciera, se le premiaba con el indulto. Ese sonido, ese grito desesperado de libertad, como un mantra continuado año tras año los 365 días, y que se convirtió en la música de fondo de mi vida cotidiana, penetraba por la ventana de la cocina, se amplificaba por galerías y habitaciones, caló en lo más profundo de mi ser y allí se alojó para siempre. Cuando fui algo mayor, se convirtió en un enigma y sentí la necesidad perentoria de resolverlo. Aún estoy buscando su significado.

P. Un momento importante en tu carrera hasta ahora.
R. No hay ningún momento baladí; todos son reveladores y forman parte del desarrollo natural en la vida de cada persona.

P. Un momento especial de "duende" (como aficionado, tanto en reunión privada como en espectáculo).
R. Como dice mi amigo José Valencia, el flamenco son momentos, y el llamado "duende" puede aparecer en cualquier instante.

P. ¿Cómo ves la situación del flamenco hoy?
R. Según mi experiencia, cada época en el flamenco, como en cualquier manifestación artística, tiene sus particularidades. Todas son tan fundamentales como necesarias y la siguiente no se puede producir sin la existencia de la anterior. Forman parte de una cadena, dentro de un proceso evolutivo.

P. ¿Qué opinas sobre la recurrente discusión acerca del elemento gitano en el flamenco?
R. Pues la verdad es que no opino nada; tampoco tengo mucho tiempo.

P. ¿Qué opinión tienes sobre el últimamente muy comentado, con diferentes visiones, machismo en el flamenco de antes y de ahora, en cuanto a los artistas, las letras, los cantes, etc.?
R. ¿?

P. Tu bailaor preferido (de la historia y de la actualidad).
R.
P. Tu bailaora preferida.
R.
P. Tu cantaor.
R.
P. Tu cantaora.
R.
P. Tu tocaor o tocaora (que las hay)...
R.
P. Un estilo de cante que te gusta.
R.
P. Un estilo de baile.
R.
P. Un estilo de toque.


RESPUESTA A LAS PREGUNTAS ANTERIORES.

Desde mitad de la década de los 50 hasta ahora mismo, he tenido el privilegio de ver bailar, cantar y tocar la guitarra a la mayoría de los nombres, destacados y menos destacados, de la historia reciente del arte flamenco. Todos ellos me han transmitido la grandeza de su arte; todos ellos me han regalado su personal actitud ante la música y la danza. De todos he aprendido, con todos he crecido como persona y como poeta, con todos he participado en la emoción de la creatividad y con la mayoría he hablado, establecido amistad y compartido momentos inolvidables. El flamenco es un arte vivo que se expresa en distintos niveles, y esa diversidad lo enriquece.

P. Una letra que te guste.
R. Las letras del flamenco, sobre todo las de autores anónimos o mal llamadas "populares", forman parte de nuestra mejor lírica y deberían de estar incluidas en las clases de literatura, tanto en los colegios como en las universidades.

P. Háblanos de tu nuevo libro De la noche a la mañana.
R. Quiero reflejar en mi libro que, según mi experiencia, el flamenco es una vieja tradición en continuo proceso evolutivo. Recuerdo esta frase del gran gran Duke Ellington, que se puede extrapolar perfectamente al flamenco, y que explica con absoluta claridad una de sus más reconocidas singularidades: “El jazz es como un árbol frondoso que se contamina de todo lo que tocan sus ramas, pero en el que siempre es posible seguir el camino de vuelta a las raíces”.

P. Proyectos a corto y medio plazo.
R. Ante la situación que estamos viviendo, no hay un futuro incierto; tenemos un futuro inexistente.

P. Tu sueño es...
R. Apacible y a pierna suelta.

Así nos despedimos, por ahora, del maestro, del amigo, esperando que haya, no muy tarde, una segunda entrega de su libro, pues se habrá dejado mucho y bueno en el cajón. Gracias, andaluz jondo, por tu trabajo constante a favor de lo más preciado del flamenco.


Fotos: En el escritorio, Dani Castillo