En Directo


Discos Flamencos
Curro Lucena
Cubaboluna. 2019
Antonio Nieto Viso


Nuestro querido amigo, el cantaor Curro Lucena, nos ha enviado un doble Cd. que contiene un total de veintisiete cortes con grabaciones en directo de su larga trayectoria como cantaor, que en este caso, comprende desde 1969 hasta 2015. Todo un excepcional trabajo documental y artístico en el que se hace acompañar por los mejores guitarristas de este periodo.

Resulta muy meritorio por parte de Curro obsequiarnos con su cante en los escenarios de la geografía española, y al mismo tiempo, los haya ido guardando en su archivo personal minuciosamente, para que ahora tengamos el privilegio de volverlos rememorar después de cuarenta y seis años. Sin duda, estamos ante grandes momentos que también nos sirven para analizar el Flamenco en el que grandes figuras estaban en todo su apogeo.



Todos los cantes aquí condensados, merecen nuestro respeto, y al mismo tiempo, aplicar con total objetividad los comentarios para relatar casi todos los palos. No porque haga un criterio subjetivo, sino que algunos de estos estilos están repetidos en distintos escenarios, y en otras circunstancias.

Así que, vamos a adentrarnos en el primer Cd. que se abre ante nosotros con una soleá apolá cantada en Granada el año 2009, acompañado a la guitarra por Ángel Mata. Para desarrollar este cante de Triana, Curro ha acudido a su memoriaacordándose de Cobitos, artista que él alcanzó a escuchar, destacando además el cierre con el eco de Silverio.
Desde siempre, nuestro protagonista ha sido fiel a la ortodoxia. Sin que ello sea óbice para destacar sus recreaciones personales que iremos dando a conocer a lo largo de este recorrido.

En el año 2010, acompañado por la guitarra de Luis Calderito, nuestro pisano cantó en Córdoba una serrana muy interesante con letras alusiva a Ronda. El eje central de este cante está en la perfecta conjunción de todos los tercios engrandecidos, merced a sus amplios conocimientos.

Seguimos en Córdoba, pero ahora retrocedemos a 1969, y con Rafael El Cordobés como acompañante de un joven de diecinueve años, que ya apuntó por donde iría su trayectoria en un cante por malagueñas, en este caso, la modalidad del Mellizo. Aunque la grabación es de baja calidad técnica, he querido detenerme expresamente aquí para poner de manifiesto su especial desarrollo de las curvas melódicas que le caracterizan en estos cantes tan entrañables para los aficionados y aficionadas.

Como estamos hablando de malagueñas, nos detenemos para reseñar los estilos de El Canario y de La Trini, que nuestro protagonista enseñoreó en su ciudad natal el año 1987 con la compañía musical en la guitarra de Paco Arriaga. En este corte cinco, estamos ante una actuación antológica por el alto interés artístico con unas cadencias específicas a las que Curro nos tiene acostumbrado a lo largo de tantos años de vida artística en directo, sobre todo.

Y seguimos en nuestra ciudad, pero ahora en 1994, donde con el toque de Quique Paredes, nos deleita con unos fandangos de Lucena con la típica salía de Cayetano Muriel, y rematar maravillosamente bien con el estilo de la calle Rute. De este cante, es uno de los más cualificados intérpretes en la actualidad.

Ahora, nos detenemos en 1974, teniendo el cantaor como guitarrista a Manolo Brenes. Cantaor y guitarrista fueron maestros del polo, un estilo que es necesario conocer y controlar. Todo un derroche de facultades y conocimientos que nos introducen en los sentimientos profundos con los que se percibe el Flamenco. Pautas, tiempos, tercios que quedan para siempre en nuestra memoria.

Año 1969, acompañado por Juli Córdoba, puede que estemos ante la primera grabación en directo de Curro Lucena. Aquí nos embarga la emoción cuando escuchamos en la presentación la voz de nuestro compañero Paco Carmona, aquel gran locutor orgullo de la radio en Andalucía. Los fandangos naturales que escuchamos fueron el preludio de por dónde iba a romper este cantaor constante que hoy lo sabe todo.

En la localidad barcelonesa de Sardañola, en el 2015, y teniendo como compañero en el toque a Antonio Carrión, matizó artísticamente por soleares de Cádiz el compás más exquisito en la voz de este maestro que nos recordó toda una serie de soleares en los que podemos percibir todo lo aprendido al lado de Pericón de Cádiz en el Tablao Zambra de Madrid,y que remató con los esquemas de Tomás Pavón.

Como es normal, nos ocupamos de otra de sus actuaciones en su Lucena natal en 2002, teniendo a su lado el toque de José Antonio Díaz. Por campanilleros sobrecogió al auditorio que le aplaudió efusivamente la versión que nos dejó Manuel Torre.

En 1980, en la localidad malagueña de Archidona, el cantaor nos emociona al escucharle interpretar el Himno de Andalucía por tientos, que remató soberanamente con los tangos de Ronda.

Como especialista de los cantes de Levante, y teniendo a su lado como guitarrista a Antonio Piñana, sonó en Sevilla en 1986 una excelente minera que nos cautiva por su solemnidad sonora cargada de interesantes matices.

En el segundo Cd.lo inicia con unos tangos de Ronda con Juan Carmona Habichuela como guitarrista, que en 1975 sonaron a gloria por el alto contenido sentimental que los dos artistas dedicaron a la ciudad del Tajo, y segunda tierra de Curro.

A mi juicio, lo mejor de toda esta antología está contenida en el segundo corte, que data del año 1972, y puso la sonanta para acompañar José Cala El Poeta. La malagueña de La Trini está perfectamente diseccionada y cantada con todas losarcos melódicos en grado superlativo. Aquí, me atrevo a decir que Curro Lucena es uno de los más destacados malagueñeros. Y además con el grado añadido de rematar con el fandango de Lucena por el estilo que creó Rafael Rivas.

Manuel Silveria puso su magistral toque con unas falsetas como preludio para que el cantaor lanzara al auditorio una debla y a continuación se adentró en la seguiriya acordándose de Manuel Torre para completar el estilo con Manuel Molina.

Con el inigualable Manolo Franco a los mandos de la guitarra sus dedos envolvieron a Ronda con nuestro amigo cautivando sonoramente a los aficionados con la malagueña de Manuel Torre y el cierre con un fandango de Lucena por el estilo de Escasena. No queremos perder el hilo conductor de esta obra, por eso Manolo Domínguez estuvo muy acertado acompañando a Paco Luna en la caña, que la ejecutó según la aprendió directamente de Rafael Romero también en el Tablao Zambra. Lo que viene a demostrar el fino oído que posee para captar los matices sonoros de todos los cantes.


De su actuación en la localidad barcelonesa de Sardañola en 1990 y con Paco Serrano en las labores de acompañamiento, destacamos una bella jabera que sonó con todos los honores. Esa misma noche, también nos emocionó con soleares de Triana según Tomás Pavón.

Cerca ya del final de este análisis por más de cuarenta años de actuaciones, toca ahora mencionar la destacada jornada en La Unión en 1986 con la guitarra del llorado y siempre recordado Pedro Bacán nos emocionan ambos con los fandangos del Gloria que dedicaron al insuperable maestro Pencho Cros.

Francisco Luna Navarro, siempre se ha sentido a gusto con todos los guitarristas, pero conelque más pienso yo, ha sidocon Perico El del Lunar Hijo, y así queda de manifiesto en la malagueña de La Trini creando mucha expectación, sobre todo cuando en 1976 cautivó a miles de aficionados de Ceuta. La lección se completó con el estilo de don Antonio Chacón. En ambas formas, se notan las influencias directas que recibió de Diego El Perote, que él alcanzó a conocer y escuchar personalmente.

Finalizamos este interesante recorrido musical flamenco,en la ciudad de los califas, donde acompañado por la guitarra de Rafael Montilla, le escuchamos unas alegrías de Córdoba según nos las dejó Pepe Lora, cantaor que tanto ha influido en los artistas de esta zona cordobesa y alrededores.

Terminamos agradeciendo Curro Lucena su altruismo por el Cante Flamenco, que lleva como bandera desde que tiene uso de razón. Un tiempo, una generación, y unos cantes quedan para siempre en la memoria colectiva, esa es su voluntad como agradecimiento a todos los aficionados.