Elbich8deimaginar


Discos Flamencos
El Bicho
Warner Music (2008)
Pablo San Nicasio Ramos


Con solo tres discos a sus espaldas, el multitudinario grupo madrileño “El Bicho” ya se puede permitir el lujo de presentar un macro LP con sus principales éxitos en un directo.

Señal de que han debido de hacer bien las cosas y la industria ve con buenos ojos sacar partido a unos músicos que no paran de crecer.

A mitad de mayo de 2008 esta banda ofreció un concierto en el madrileño Palacio de Congresos, recital que sirve ahora de material de base para su “Elbich8deimaginar”. Curioso título para un no menos interesante álbum que, a la postre, es ya su primera antología.

Compuesto de dos Cd´s de audio y un DVD con algunos extras, el material sonoro recorre todas las etapas creativas del grupo liderado por Miguel Campello, vocalista de recias y camaroneras intenciones y, como toda su gente, increíbles dotes de público y escenario.

Con la colaboración de la cantante “Bebe”, el paseo que propone “El Bicho” se vuelve a regodear en su particular concepción del flamenco y del rock que se tiene por el Madrid de Malasaña o Lavapiés. Flamenco hippie mezclado con rock progresivo, pasodoble, samba, jazz (no lejano a Chick Corea), canción de autor… todo eso que uno se podía encontrar y oír en las andanzas adolescentes de la plaza del Dos de Mayo, con el inconfundible olor de vino barato y andándose con ojito donde pisar…

Personajes que componen lo que les viene en gana, que crean música sobre la intuición o las circunstancias del momento y que no tienen reparos en liarse porros en un verso o hacer pellas en las horas de clase, porque ya “todo da igual”. En eso tienen mucho de Diego Carrasco o Tomasito (curioso, pero han compartido productor en algunos discos, Tino di Geraldo). No nos meteremos en lo dudoso de sus lemas, no toca aquí. El resultado, que es lo que importa, es intachable por descaro, personalidad, calidad y originalidad (quien les meta en el mismo saco que “Ojos de Brujo” o similares, está perdido).

Disco cuya intensidad se refuerza por el elemento “público”. A pesar de no ser un recinto para masas, se nota en el audio que el Palacio de Congresos tembló al son de estos muchachos. Artistas que se conocieron en las paredes de la Escuela Popular de Música.

Concierto que no bajó en intensidad y que quizá tuvo una de sus cumbres absolutas en la conexión de los míticos “Mamá Dolores” con “De los Malos”. A poco que uno se meta en el disco y se coloque imaginariamente en las butacas, se puede hacer idea de la que se formó aquella noche…”