El mundo de la saeta en Antonio Mairena


Discos Flamencos
Antonio Mairena
RG Producciones (2007)
Antonio Nieto Viso


Parece que fue ayer, pero hace veinticinco años que nos dejó Antonio Mairena, un genio del siglo XX, que perfeccionó muchos palos del Flamenco, incluida la saeta en toda la acepción de la palabra con todos los matices de la Seguiriya y de los Cantes de fragua. Si a todo esto le unimos su fuerte personalidad cantaora como creyente cristiano, es una de las manertas de poder expresar el patetismo que él nos dejó de esta manifestación religiosa.

"El Mundo de la Saeta en Antonio Mairena", es el título de un Cd muy importante para todas aquellas personas que amamos y creemos en el Arte Flamenco, el mismo que nos cruje con su escalofrío de comunicación con el presente y el pasado que guardamos en nuestra memoria.

A lo largo de doce cortes percibimos el cante de don Antonio, que con toda devoción cantó a las imágenes que representan aquí en la tierra a Nuestro Señor Jesucristo, a la Santísima Virgen, y a los demás personajes bíblicos de la Semana Santa, que de una manera especial se vive vive en Andalucía, mezclada con el olor a jazmines, azahares, y la cera caliente derramada como símbolo de las lágrimas de Nuestra Madre bajo las muchas advocaciones de nombres, según el lugar y la situación.

Han hecho muy bien, nuestro amigo Antonio Cruz Madroñal (sobrino del protagonista) la Fundación Antonio Mairena, y cuantas personas han participado para que haya sido posible este Cd, muy bien ilustrado con fotografías, y el texto que ha salido de la pluma sabia de nuestro compañero Manuel Martín Martín.

Como amante que soy de las grabaciones en directo, me parece sorprendente este interesante trabajo de recuperación, por tratarse de una época gloriosa en la que no había problemas para grabar festivales, o recitales enteros, que con el tiempo son reliquias históricas. Desgraciadamente, en la actualidad, salvo excepciones, grabar a los cantaores es imposible, según he podido comprobar en muchos eventos a la hora de cubrir la información de noticias, incluido algún incidente haciendo valer mi derecho a la información recogido en el artículo 20 de la vigente Constitución Española de 1978.

Una cosa está clara, ni el más moderno de los sistemas actuales puede superar el calor humano del directo; nunca que yo sepa, el maestro de los alcores se negó a ser grabado. Aquí, y en otros documentos sonoros están las consecuencias, todavía sigue sigue estando vivo entre nosotros con más fuerza que nunca, la demostración de un magnifico artista que no tuvo miedo a nada, siemrpre fue así de generoso, sin más ayuda que la de sus privilegiadas facultades.

El cante por Saetas, siempre acompañó la estrella de don Antonio, así queda demostrado históricamente cuando allá ppr el año 193 fue paseado a hombros después de cantarle a la imagen del Cristo de los gitanos con las referencias aprendidas de Manuel Torre, y de Tomas Pabón.

Las saetas que podemos escuchar en este interesante trabajo fueron grabadas en directo, están cargadas del arte de un cantaor que estuvo en el planeta tierra entre 1909 y 1983. Un sentimiento patético se percibe en estos documentos recogidos mientras le cantó a las imágenes que recorrieron sus estaciones de penitencia, en las que se reflejan en sus rostros el intensímo dolor dolor de la Virgen María. Mairena supo y pudo llamar la atención de los fieles devotos que tuvieron la suerte de escucharlo en las cales de Sevilla, Triana, Morón de la Frontera, y en su Mairena del Alcor natal en el balcón de su ayuntamiento, donde le cantó al Cristo de la Vera Cruz. Los otros momentos de sus magistrales saeta son de 1971, cuando lo hizo ante Nuestra Señora de la Ancilla. La que cantó en Triana es de 1974; las tres últimas las recogieron los micrófonos de la recordada emisora Radio Juventud de Morón, en la casa de doña Isabel Colunga en 1967.

Todo creyente comprende la exaltación de la Semana Santa a través de la saeta flamenca, que tan buenos intérpretes ha tenido y sigue teniendo y sigue teniendo en la actualidad el panorama cofradiero, que en estos días se viven para conmemorar la Pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo en cada primavera en nuestras calles y plazas; en las que el cantaor lanza dardos y alabanzas dirigidas a sus bellas imágenes, que se mezclan con las marchas de exaltación a la Virgen, o los sonidos lúgubres de las marchas funebres el Viernes Santo.

Escuchando "El Mundo de la Saeta en Antonio Mairena", nos sumewrgimos en unos años, que para los que lo vivieron será un emotivo recuerdo, para los más jóvenes, es un rico legado en el que se puede apreciar al gran saetero Antonio Mairena, artista que será recordado por muchos siglos.