El esquimo


Libros
Manuel Bohórquez
CulBuks, 2014
José Cenizo Jiménez


Manuel Bohórquez (Arahal, Sevilla, 1958) es crítico de flamenco y articulista de El Correo de Andalucía e investigador con más de nueve libros sobre flamenco. Se estrena como autor de letras flamencas con El esquimo, alusión a la flor del olivo, y con un subtítulo original, “Coplas flamencas en la Red”, que viene de que noche a noche iba publicando en su blog “La gazapera” sus letras o coplas, sobre todo soleares. En el libro también encontramos otros estilos, otra métrica, como el fandango, basado en quintillas.


Divide la obra en cuatro partes: “Soleares para irse a dormir”, de tres versos o tercios; “Soleareando a cuatro versos”, “Fandangueando” y “Poemas de media noche”. De tres o cuatro versos, el autor se centra en el cante de la soleá. Este estilo tiene como temática fundamental el amor y el desamor, y en consecuencia es el tema que predomina en este libro, con coplas que aciertan plenamente, como: “Cuando paso por tu puerta / siempre abres el balcón / y veo muertas las flores / que regábamos los dos”, “Nunca digas que fue un sueño / las almendras que pelamos / a la sombra del almendro”.

No faltan otros temas propios del universo flamenco como la madre, el campo, el toque filosófico, la religiosidad (saetas), etc. Aquí una muestra del primero: “A los ojitos de mi mare / los está secando el tiempo. / Cuando dejen de mirarme / nadie me verá perfecto”. De alcance reflexivo, de filosofía profunda y práctica son otras como: “El tiempo me ha hecho saber / lo que vale un cantarito / cuando te mueres de sed”.

El humor nos alivia en más de una (“El que de sus carnes como / cuando viene a darse cuenta / se le caen los pantalones”) y no faltan numerosos homenajes al flamenco y a los artistas flamencos como El Funi, Carbonerillo, Tomás, Fernanda y Bernarda de Utrera, Toronjo, Pepe Suero… En conjunto, pues, un libro que tendrá el destino que merece, ser llevado al cante por los cantaores, pues aquí encontrarán nuevas letras, hechas con el aliento de la tradición, cubriendo los temas más habituales de la poética del flamenco (madre, amor, muerte, tiempo…), en formas básicas de la soleá (de tres y cuatro versos) y el fandango.