El cartel maldito (Paco Vargas)


Libros
Manuel Bohórquez
Pozo Nuevo , 2009
Paco Vargas


Este es el título del último libro-disco del crítico y escritor de flamenco, Manuel Bohórquez, editado por Pozo Nuevo (Sevilla, 2009) y presentado en la patria chica de Juan Reyes Osuna “El Canario” el 15 de mayo de 2009 en el Teatro Cervantes dentro de un festival organizado a tal fin.

Desde la portada –atravesada de norte a sur por una faca- ya anuncia su contenido cuando en el subtítulo se puede leer “VIDA Y MUERTE DEL CANARIO DE ÁLORA. EL SECRETO MEJOR GUARDADO DEL CANTE FLAMENCO”. No sé de quién ha sido la idea, pero desde luego tiene talento para el diseño gráfico por cuanto está hecha para atraer la atención del lector-comprador. Vamos, puro marketing propio de la estética de los libros “best seller” (expresión inglesa que se puede traducir como “el más vendido”) desde que los americanos inventaron esta técnica editorial.

No es el caso, sin embargo, pues el investigador lo que hace es dejar al cantaor perote en el sitio que él cree que le corresponde en la historia del flamenco, valiéndose de la mítica muerte del artista de la que trata con profusión de datos y testimonios; aunque al final concluya con lo que ya sabíamos: que lo mataron en Sevilla cuando todavía no había cumplido los treinta años siendo ya conocido y hasta famoso.

Lo de “cartel maldito” será porque varios de los que aparecen en el mismo tuvieron un final trágico, algo así como aquel de la corrida de toros de Pozoblanco en la que un toro mató a Paquirri, que aparecía junto con El Yiyo, muerto tiempo después también de una cornada, pero en Madrid. Cosas del sino que cuando se mezcla con el mundo del toro o con el flamenco, cual es el caso, se torna trágico y legendario. Empero, lo que nos parece realmente importante es el hecho de que sea el único donde aparece anunciado El Canario, casi dos meses antes de su muerte, como cantaor al lado de otros artistas de la época, casi todos ellos de importancia. Como dice el autor, una joya para los coleccionistas e investigadores.

A lo largo de las más de doscientas páginas del libro encontramos perfiles de los artistas que aparecen en el cartel, un capítulo dedicado a Álora y a algunos de sus artistas muertos más conocidos y, sobre todo, una bien documentada crónica de la muerte del joven cantaor aloreño y de todo lo que rodeó a tan sonada tragedia. Y, además, las teorías del autor, algún que otro tirón de orejas a flamencólogos de nombre y, lo más interesante, una grabación antológica de cantes de Málaga –casi todos al estilo de El Canario- que remata con una malagueña del cantaor biografiado, magníficamente interpretada por Arcángel y Miguel Ángel Cortés, en la que se canta una copla -que es un homenaje a Sevilla- escrita por el mítico cantaor, según sostiene el autor que a su vez recoge la información de Luís y Ramón Soler, investigadores de prestigio también. No digo que sí ni que no, pero tiene todas las características de esas leyendas flamencas –precursoras del realismo mágico- que merecerían ser verdad. El problema es que El Canario desconocía que cuando entonces ya existía la propiedad intelectual y quizá por eso no la registró, según investigaciones propias.

He terminado de leer el libro mientras me comía las últimas brevas de la caja que anualmente, por estas fechas, me envían desde Álora, donde se crían las mejores de Andalucía. Su lectura es fácil y amena, nunca inhóspita, tanto para el crítico como para el lector aficionado, pues ambos aprenderán de ella. Léanlo y comprobarán que los miento.