El Cante por Seguiriyas y Soleá


Discos Flamencos
V.V.A.A.
Universal, 2007
Paco Vargas


El Cante por Seguiriyas, el Cante por Soleá y Gracia de Triana

Como las nuevas producciones flamencas están siendo un fracaso artístico y comercial, Universal está abriendo el baúl de los recuerdos y desempolvando las viejas grabaciones que recogen voces de unas de las mejores épocas del flamenco, la que está entre los años sesenta y ochenta del siglo XX, veinte años –tómese el período de manera relativa- en los que Madrid fue centro neurálgico del mejor cante, toque y baile; no porque allí hubieran nacido aquellos artistas, sino porque hasta la capital habían llegado, desde Andalucía y Extremadura principalmente más alguno de otras regiones, buscando el sustento y la gloria que su tierra les negaba.

Allí, todos aprovecharon el gran momento de los tablaos, quizá su mejor tiempo, y casi todos tuvieron su trabajo diario en dichos locales. Y, además, completaban el sueldo con las fiestas privadas y algunas salidas fuera de Madrid a festivales y peñas flamencas. Era aquella una forma de escuela que conjugaba el aprendizaje, el cultivo del “ser flamenco” y un medio de vida digno.

De esta época que referimos son los artistas que protagonizan dos de los discos de esta serie, editada por la multinacional discográfica, de la que en otra ocasión hemos comentado algún otro disco, a partir de los fondos del antiguo sello Fontana al que pertenecen las nuevas reediciones –editadas originariamente en 1973-, muy recomendable para el aficionado en general, pero, sobre todo para los jóvenes aspirantes a cantaores y para los que ya presumen de serlo. Una serie, que Universal ha puesto en el mercado para recordar cantes y cantaores –la mayoría desaparecidos- que nos pongan en la senda de un pasado relativamente reciente, pero esclarecedor y muy didáctico.

El primero de ellos, que se titula “El cante por seguiriyas”, recoge una escogida y variada selección de diferentes estilos que van de Cádiz y los Puertos a Triana pasando por Jerez, de la cual es de justicia distinguir los interpretados por Manolo Caracol, los que canta María Vargas y aquellos otros que Sernita de Jerez nos entrega. Esta selección se completa con las interpretaciones de la Paquera, Pepe “El Culata”, Jacinto Almadén, Fosforito y Porrina de Badajoz.

El segundo disco que reseñamos lleva por título “El cante por soleá”, en el que podemos encontrar auténticas joyas y alguna rara especie flamenca, como la que abre la grabación; unas soleares a cargo de la Paquera de Jerez, con una violenta salida por seguiriyas que resume dos de las características más señeras de la cantaora del barrio de San Miguel: la fuerza y el desorden estilístico. Pero siempre jonda y estremecedora. El resto de estilos corre a cargo de Pepe “El Culata”, Fosforito, Porrina de Badajoz, Sernita de Jerez, María Vargas, Jacinto Almadén, Roque Montoya “Jarrito”, El Chato de la Isla, Terremoto de Jerez, Gracia de Triana y Fosforito, que repite cante aunque no estilo.

Dejamos para el final el CD “Los grandes éxitos de Gracia de Triana” (Fontana 1972), dedicado a Gracia Jiménez Zayas (Sevilla, 26 de enero de 1916), cantaora que no podía ocultar sus magníficas cualidades para la copla. Su dulce y envolvente voz nos complace pero no nos inquieta. Es muy agradable su eco trianero y, sin embargo, no posibilita la emoción que enciende el fuego que comunica con el corazón de quien escucha. Su voz es muy de esa estética a lo León, Quintero y Quiroga, que se impuso en los años de posguerra y posteriores, tan cuidadosa con el gusto y las formas… de Marchena. Y en el disco encontramos un poco de todo: tientos (canción que se ajusta a ellos), alegrías, canto por seguidillas (batiburrillo muy del gusto de la época), la caña (en realidad es un cante por caracoles, tal como indica el título del corte), soleares (con su recitado y todo), pasodoble, bulerías (cuplé a ritmo de bulerías al golpe), sevillanas, milonga, zambra, tanguillo y milonga. La orquesta pone el resto.