El canario más sonoro


Discos Flamencos
Antonio de Canillas
Diputación de Málaga, 2007
Loco Mateo


El último maestro en vida que queda en el mundo del flamenco se llama Antonio de Canillas.

Antonio Jiménez González nació el 22 de Agosto de 1929, en Canillas del Aceituno, de ahí su nombre artístico. Un maestro a cuya voz hay que agradecerle la supervivencia de los cantes de Málaga. Estamos, sin duda alguna, ante el cantaor mas largo por los cantes de su tierra y una de las primeras Lámparas Mineras que han existido.

Y decía Maestro, porque Canillas es un cantaor, que ha pasado hambre y fatigas, y que en aquella época se trasladaba de un sitio a otro en bestias o incluso andando. Pertenece a una generación donde para hacerse con el aprecio y el reconocimiento de los aficionados había que pasar penurias. Conoció los cantes de Málaga de primera voz. Por algo uno de sus maestros fue Diego El Perote, o Manolillo “El Herrao”, heredero inicial del cante del Piyayo. Es conocedor del amplio abanico de malagueñas y de los cantes abandonaos. Es modesto y sencillo y hay que agradecerle la creación de la saeta de Málaga.

La diputación de Málaga presentan la obra de Antonio de Canillas como primer volúmen de la serie “El Canario mas Sonoro”. Una obra cuya importancia sabíamos antes de escucharla. Tras haberla podido disfrutar, aseguramos que es un obra de arte, una obra de referencia para los aficionados y los jóvenes flamencos que quieran estudiar los cantes de Malaga. Ya en los créditos se puede ver la amalgama de cantes que están recogidos en la obra.

Trabajo imprescindible y obra de arte que sin duda alguna tiene su sitio en la fonoteca flamenca del aficionado, y en caso de tenerla, es el disco ideal para el que el aficionado reserva en su estantería un hueco irremplazable.