Dame la mano


Discos Flamencos
Toñi Fernández
LVF, 2012
Marcos Escánez Carrillo


Toñi Fernández es natural de Huércal de Almería, un pueblo ubicado a dos kilómetros de la capital almeriense. Yo conozco a Toñi desde que nadie la había oído cantar, en el seno de la Peña El Ciego de la Playa, cuando apenas contaba 10 años… hasta que un día nos sorprendió a todos lanzando una voz que aunque lo tenía todo por aprender, prometía hacer daño por su timbre y profundidad. Luego, conforme iba aprendiendo y creciendo en esto del flamenco, nos iba cautivando a todos. Por todo ello, reconozco que no puedo ser del todo objetivo.


Ahora presenta su obra prima de la mano de Pedro Sierra en la producción, lo que garantiza un buen planteamiento técnico y artístico. Pero además, incorpora colaboraciones de calidad : la guitarra de Diego del Morao, Alexis Leftevre, Miguel Salado y otros muchos artistas que conforman un plantel interesante. Composiciones de Riki Rivera que también acompaña a la cantaora con la sonanta, Luis de Perikin, David Palomar, La Tremendita, Jesús Fernández (guitarrista almeriense y cuñado de la cantaora que la ha acompañado siempre), y El Pele.

Soleá, Alegrias, Tango-rumba, Tarantas, Tangos, Bulerías, Seguiriyas, Bulerías, Malagueña y Martinete componen el índice de este disco que defiende un concepto básico del flamenco, en el que impera la profundidad de la voz y se le resta protagonismo al alarde y a la melismática compleja. Porque el quejío de Toñi Fernández, sobre todo en soleá y seguiriya, abandona el sueño de la perfección para romperse en llanto duro y ahogado.

Cuando se despliega así la voz, la afinación perfecta carece de importancia, porque la música traspasa el oído y se instala en la memoria como un punzón hiriente. Pero si a todo esto le sumamos un ramillete de músicas y letras interesantes, una orquestación actual, muy de hoy, y mucho ritmo, el resultado final es un disco elegante y moderno, que transmite verdad y calienta el ambiente.