Cuando Lebrijano canta...


Discos Flamencos
Juan Peña el Lebrijano
Rosevil Producciones (2008)
Marcos Escánez Carrillo


Cuando Lebrijano canta se moja el agua


El título con el que Juan Peña bautiza su último trabajo, sin duda algo presuntuoso, fue la expresión que García Marquez utilizó cuando lo escuchó cantar por primera vez. Así que el Maestro de Lebrija ha querido hacer un homenaje al escritor dedicándole todo un disco.

Para ello toma fragmentos de las obras “La increíble y triste historia de la cándida Eréndira”, “Ojos de perro azul”, “Doce cuentos peregrinos” y “El coronel no tiene quien le escriba”; y se hace acompañar de las guitarras de Pedro María Peña y Ricardo Moreno, Manolo Nieto al bajo, Agustín Henke en la percusión, Jesús Sancho al violín, Rafael Fernández con la viola y Gretchen Talbot se ocupa del cello. El broche de oro, viene de las manos de David Peña Dorantes, que además de meter el piano, se encarga de los arreglos musicales junto a Pedro María Peña.



Árdua tarea debe haber sido musicar textos en prosa, pero el resultado es excelente, como no podía ser de otra forma teniendo en cuenta que hablamos de uno de los artistas flamencos más creativos de la historia y de más gusto de la comunidad flamenca.

Y es que parece increíble que un hombre con tantos tiros dados en esto del arte musical siga teniendo la necesidad vital de comunicar, sobre todo, de crear cosas y de contar cosas a través de sus creaciones. El que ha sido capaz de convertir en una gran obra una canción infantil del pasado, ahora se recrea en unos textos sin rima para presentar un montón de buenos cantes, con la misma fuerza rítmica, la misma calidad musical y el mismo empaque que han caracterizado sus anteriores trabajos discográficos.

Quizás, algún problema de salud ensombreció la presentación del disco, ya que Lebrijano se vio obligado a cancelar un número considerable de galas que hubieran servido para presentar el disco por toda España. Esta lamentable circunstancia ha provocado que el esfuerzo mediático de la presentación no haya tenido respaldo presencial, y el mercado no perdona ni emplaza ocasiones, pero la realidad se define en la indiscutible calidad del trabajo, para el que ha contado con la inestimable colaboración de su sobrino, David Peña Dorantes, que sin duda es un genial compositor. Esto convierte esta entrega en necesaria para nuestra discoteca.