Como oro en paño


Discos Flamencos
Manuel de Paula
La voz del flamenco (2007)
Perico de la Paula


El cantaor lebrijano Manuel de Paula tiene ya su último disco “Como oro en paño”, producido por Pedro Sierra, en el cual participan artistas como Anabel Valencia y José Valencia en los coros y el propio productor.

Manuel de Paula nació en Lebrija en el 56, y junto con sus hermanos jugaban a cantar y a bailar en su casa, bebió el cante de manos de la Chacha Fernanda, La Rumbilla, Antonia Pozo y de aquella dinastía que se juntaban en esa fiestas de Lebrija, e incluso se trasladaba a Jerez a escuchar a Tío Borrico, a Sordera, al Serna, al Chozas. En 1971 gana el Premio Antonio Mairena del Concurso de Cante Jondo de Mairena del Alcor. Anduvo por peñas y festivales y sacó al mercado varios trabajos discográficos. Posteriormente entra a formar parte de la compañía de Mario Maya, y en ésta viaja por todo el mundo.

Actualmente ha lanzado al mercado flamenco el disco “Como Oro en Paño”: bulerías, tangos, soleá, seguiriyas y cantes de levante son algunos de los estilos flamencos del trabajo. También incluye poemas de Lorca y Machado y se cierra con un homenaje al bailaor Mario Maya, en cuya compañía trabajó Paula.

Abren sones de Lebrija, algunos de ellos con recuerdos a Antonia Pozo, en la bulería que hace de reclamo del disco con unos coros pegadizos y agradables al oído.

En la misma estructura se encuentra el segundo corte del disco, unos tangos con coros pegadizos y melodiosos donde sobresalen las tonalidades masculinas.

El tercer corte es una solea con una entrada libre y muy rítmica donde Manuel refrenda ese ritmo y compas que tanto llevó con Mario Maya. Abre este cante por soleá con estilos del Noriega, La Andonda, Machango, Paquirri y un cierre romanceado de corte lebrijano con aires de la bulería por solea del Sordo la Luz

Nos deja unos cante que actualmente se graban poco, aunque se suelen cantar como remate de las Malagueñas. Manuel de Paula dibuja una Rondeña del Gallina, Zángano de Puente Genil y Verdial Lucentino con un juguetillo a modo de cierre.

Nuevamente los aires lebrijanos en las bulerías, quizás hay que decir que por la velocidad que se encuentran grabadas pierden un poco la esencia romanceada que es santo y seña en esa tierra, pero los melos son inconfundibles.

La campana gorda del árbol flamenco suenan en los primeros compases de la guitarra de Pedro Sierra, donde canta Manuel por la seguiriya de Manuel Torre, Paco la Luz, El Marrurro y cierre con la Cabal del Fillo. Hay que destacar que Manuel de Paula ha escogido letras de las alboreas para cantar algunos de los estilos de seguiriya.

Muy emotiva es la nana que deja con dedicaciones a su hijo, y la elección del compás de los fandangos es un acierto por parte del guitarrista.

Letra de Federico García Lorca en el romance de la Luna, el cual se abre con unos coros de Anabel Valencia. Hay que destacar que este romance de la Luna está grabado con los aires romanceados de Lebrija, los cuales engrandecen este romance.

Suena la guitarra con los tonos de las profundidades de la tierra, para acompañar los tarantos que canta Manuel, uno de ellos con letra dedicada a su madre.

El cierre de este trabajo está dedicado a Mario Maya, con unos aires melódicos y arreglos más modernos, como el toque por tangos de Pedro Sierra arpegiado o las pinceladas de la armónica.

En este trabajo Manuel Paula ofrece la maestría y la esencia heredada de su dinastía lebrijana y las vivencias que ha atesorado en su etapa vital que ha estado dedicada al flamenco.