Claridad


Discos Flamencos
Rocío Marquez
Universal, 2012
Marcos Escánez Carrillo


Yo creo que todos coincidimos en que los miembros del jurado que decidieron conceder el premio de la lámpara minera a Rocío cuando era una absoluta desconocida, no tenían la más remota idea de lo que esta artista podía dar de si… de su verdadera proyección profesional y su claridad de pensamiento… En cualquier caso, si supieron vislumbrar que estaban ante una excelente cantaora y así sancionaron.


Desde el año 2008 hasta hoy, Rocío Marquez ha grabado dos discos y uno de ellos también se editó en formato DVD, pero lo más destacable de su carrera profesional es el planteamiento lineal y la constancia, además de un sentido ascendente de la repercusión en medios. Su juventud no la ha hecho dudar de que tiene en su garganta su mayor valor y que no puede llegar a hacerse un espacio propio con cantes y letras de los demás. En este universo del matiz, hay que matizar distinto para tener nombre propio.

En esta entrega la producción musical está perfectamente cuidada, y la selección de cantes y de letras obedece a un minucioso trabajo. El ejercicio que asalta con las primeras audiciones ha sido el hilvanar cantes que gozan de parentesco histórico-musical y presentarlos ante el oyente con el lazo de la frescura y el buen gusto.

La voz de Rocío es aterciopelada, ágil y de amplio registro. Siempre con una cuidada exposición, sin contar con bajos poderosos pero de enorme belleza, y altos perfectamente medidos, emocionantes. Siempre en la búsqueda de melodías hermosas y alejadas de tópicos, con préstamos esporádicos escrupulosamente seleccionados. Con estos metales consigue que los cantes ortodoxos suenen fresquitos y airosos, límpidos y suculentos para los oídos curiosos y pertinaces hacia el disfrute.

Se fija en el folclore para introducirnos en el misterio de lo jondo. Basa el estribillo en lo que llama jotilla de Aroche para continuar con fandangos de Alosno, incluyendo el de Pérez de Guzmán; tangos pegadizos con apoyo de los extremeños; bulerías homenaje a la Perla de Cádiz y a Manuel Vallejo, con todo el aire y en línea con el buen gusto general; romance, seguiriya y cambio, siempre nuevo en la tradición, siempre comprometida; tango-tanguillo-guajira, sin duda, el más raro de los temas al meter con calzador la letrilla del estribillo; el antiquísimo bolero “Yo te diré” en aire de habanera, ralentizado y mirando hacia adentro; cantes abandolaos acordándose de Juan Breva para entrar en los cantes de las pandillas de verdiales más tradicionales. En la taranta de Linares se presenta como una verdadera especialista para esta línea musical, quizá algo más lenta de lo necesario, y termina con una nana que en la voz de Rocío es una joya para los oídos.

Casi todas las letras son de su autoría y se hace acompañar de la guitarra de Alfredo Lagos en casi todos los temas y de Guillermo Guillén en uno, siendo Jorge Pardo quien se encarga de los vientos.

Claridad es un disco emocionante, con flamenco de máxima calidad, y con sorpresas… No se puede pedir más…