Chicuco


Discos Flamencos
Sergio Monroy
Bujío Producciones, 2008
Paco Vargas


La trayectoria del joven pianista gaditano Sergio Monroy -barrio del Mentidero, 1980- comenzó a forjarse a temprana edad. A los diecisiete años ofreció su primer concierto al aire libre en la plaza del Mentidero e hizo su puesta de largo junto al gran cantaor Miguel Poveda en el año 2000 en la sala “Central Lechera”. Desde entonces ha girado por las principales salas y teatros de España; destacando sus actuaciones en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y en el Festival de las Músicas Vivas de Vic en Barcelona, así como en el desaparecido festival “Málaga en Flamenco” (2007). Fuera de nuestras fronteras, Sergio Monroy ha ofrecido conciertos en países como Inglaterra, Holanda, Alemania o Francia.

Su debut discográfico fue en 2003 con “Monroy”, cedé en el que se hacía acompañar de músicos de la categoría de Javier Ruibal o cantaores como el catalán Miguel Poveda –que nos dejó una hermosa soleá-. Y junto a ella, alegrías, taranta, tangos, bulerías, seguiriyas, tanguillo y una fiesta final por bulerías; ocho tarjetas de presentación cual de ellas más sugeridora y emocionante: más flamenca. “Chicuco”, su nuevo álbum (Bujío Producciones 2008), fue presentado en “La Carbonería”, Sevilla, el pasado mes de noviembre dentro de la WOMEX (Feria Internacional de World Music)

En su segundo disco encontramos a un Sergio Monroy más maduro artísticamente, más evolucionado, más dueño de su música, más alejado de sus primeros maestros, aunque no olvide nunca de donde viene. En sus teclas está él, pero también sus antiguos y nuevos maestros. Conoce el flamenco y es flamenco, lo ha mamado desde chiquitito, pero no renuncia a las influencias de otras músicas. El tronco siempre es el flamenco y a sus raíces van llegando influencias del jazz, del son, de la música andaluza… Y de Cádiz. De la sabiduría añeja del flamenco con el que ha crecido de Puerta Tierra adentro.

“Chicuco” es un modo cariñoso –con esa forma de decir las cosas que tienen en Cádiz- de llamar al chico de los recados. Por tanto, desde el título hasta el último tema de su último trabajo, el músico gaditano desliza sus dedos por las blancas y las negras fusionando melodías, pero también recordando sus raíces y rindiendo sentido tributo a su gente, a una forma de entender la vida, a un concepto y a una estética de la música flamenca que siempre está presente en el espíritu de la obra.

Sergio Monroy da un paso de gigante aunando consolidación y madurez para aclarar por donde irán los tiros de un estilo propio, que no rehúye el riesgo, que se atreve a nuevos intentos, pero que suena flamenco. Si lo comparamos con el anterior, parece como si nos presentara un giro de ciento ochenta grados en su modo de componer y de interpretar.

Un sorprendente y personal tanguillo, una rumba con mucha fuerza, canciones llenas de amor, unas bulerías que destilan soniquete... Me gusta Sergio Monroy (el piano). No dejen de escucharlo, verán que a gustito se quedan después de colmar el espíritu con su música.

"CHICUCO" - SERGIO MONROY
Piano: Sergio Monroy
Cante: Sergio Monroy, Encarnita Anillo, Toñi Negredo, Raúl Obregón
Coros: Toñi Negredo, Víctor Carrasco
Baile: Junco
Guitarra: Óscar Lago, Selu Bastos, Ole Andre Farstadha
Bajo: Ale Benítez, Manolo Nieto, José López
Violín: Bernardo Parrilla
Metales: José Guillamó, Manuel Calvo “Lipi”, Miguel Ángel López
Palmas: Javi Katumba, Junco
Percusión: Javi Katumba, Israel Katumba, Juan Sáinz