Chano Lobato. El duende...


Libros
V.V.A.A. 
NAUSÍCAÄ, 3ª edición, 2005
Marcos Escánez Carrillo


Chano Lobato. El duende, la gracia y los dones


Entre los muchos reconocimientos a Chano Lobato, todos merecidos, aparece esta tercera edición de este libro que vió la luz por primera vez en el año 2000. Un libro que pretende exaltar la figura de Chano Lobato.

La declaración de intenciones recae en la pluma poética de Andres Salom, y continúa Angel Alvarez Caballero con “Un joven patriarca de 72 años”. Una semblanza biográfica que acaricia la prosa poética como estilo literario predominante.

“Chano Lobato y las cantiñas de Cádiz y los Puertos” es la aportación de Manuel Rios Ruiz, y que realmente es una disertación sobre las Cantiñas, salpicada de anotaciones sobre las interpretaciones que de estas realiza Cahno Lobato. Casi parece un “apaño” cuyo punto de partida es un trabajo que no está desarrollado para la ocasión.

Antonio Parra incluye “Una conversación con Chano Lobato”. Sin duda, lo más ameno del libro. Una entrevista bien planteada y bien contada, que no es poco, y que resulta ser el texto que aporta mayor acercamiento a la figura del protagonista.

“Testimonio de admiración” de Curro Piñana es un texto sencillo y anecdótico que no aporta valor a la obra.

“La gracia y los Dones” de Antonio Parra es un tratado filosófico sobre el fenómeno del arte y su significado. A Chano Lobato apenas se nombra, por lo que parece carente de sentido tal y como está planteado.

De “Maestros del Cante” de José Martínez Hernández, podemos extraer toda la esencia del libro. En él se resumen todas las ideas, todos los aspectos personales y profesionales de Chano Lobato :

- La importancia de su aprendizaje en el cante atrás.
- Lo encuadra en la estética de Cádiz equiparándolo a los grandes de la zona y su historia.
- Se defiende que tras la superficialidad de lo gracioso se encuentra la profundidad del sentimiento en su más pura expresión. Se intenta distinguir entre la gracia y lo gracioso, entendiendo la gracia como una forma de encarar la vida, una forma de pensar y de ser. “El duende es el dolor de la tierra, la gracia es la sal de la tierra”.
- Defiende la versatilidad de Chano Lobato para abordar todo tipo de palos.
- Nos habla de la Naturalidad Expresiva. Su voz, que no es la de Pavarotti, tiene el sentido de la medida, la melodía y el ritmo. La tensión precisa...
- Y por último, ensalza, quizás lo más importante, su condición de aficionado por encima de su condición artística.