Caminando


Discos Flamencos
Proyecto 2 16
Autoedición, 2008
Pablo San Nicasio Ramos


El grupo madrileño “Proyecto 2 16” cristalizó hace dos años en un colectivo encaminado a la experimentación y alternativa musical, pero siempre sobre bases sólidas. Básicamente se trataba de fusionar tímbricamente tres grandes estilos predominantes en la nueva generación sonora española: flamenco, jazz y folk.

Estos músicos no profesionales, ahora hablaremos de ellos, comenzaron a idear un prototipo expresivo sobre sus afinidades musicales, y el resultado fue premiado unánimemente en los concursos donde se presentaron, centrando su foco de creación en la localidad madrileña de Colmenar Viejo.

“Caminando”, la maqueta, su distribución, etc fue el premio a un trabajo que, entre otros muchos destinos, ha ido a parar a nuestras manos. Álbum con siete pistas de intenciones similares y hueco para los tres grandes elementos del grupo a partes iguales.

Por un lado la guitarra flamenca de José Javier Bravo, aficionado madrileño (hay profesionales que tienen bastante menos soniquete) dedicado a la investigación oncológica y que en sus ratos libres se pone con la sonanta y, por lo visto no lo hace mal.

Los vientos, sobre todo la flauta dulce o de pico, corren a cargo de Pedro Bartolomé, otro músico no profesional que, entre trabajo pedagógico y estudios musicales, aporta el tono folk o celta de “Caminando”. Contará con el apoyo en la última pista del saxo de Miguel Le Goff.

Para Luis Criado Peinado es la responsabilidad de las percusiones, aunque también Luis Mateo de León colabora en este ámbito. El primero de ellos, sin ser del todo profesional, si aparece en más proyectos flamencos de la zona madrileña.

“Caminando” tiene siete paradas en “Portugal”, “Amelie”, “Sonrisa de Cascabel”, “Caminando”, “¿Te Imaginas?”, “Despertares” y “Big Bang”.

Estamos ante música con claras separaciones entre sus partes, generalmente comenzando la guitarra de una manera solística para ir poco a poco entrando el resto de la banda. Bajañí que sobre todo se rebosará a compás de rumba, bulería y zapateado, y en la que podemos encontrar claramente reminiscencias en el sonido y armonías de Paco de Lucía. Mientras que en las melodías la idea principal nos sonará a Vicente Amigo.

Temas largos con pasajes logrados por el empaste y lo pegadizo, por lo curioso de este choque de estilos y hasta en algún caso, por el lógico criterio formal de algunos de ellos, como en “Caminando”.

Trabajo discográfico minoritario y testimonial, pero con algunos detalles de valor y la idea clara de que no todo lo que no se conoce no tiene por qué no existir, que decía aquel…