Auditorio Nacional Flamenco 2009


Reportaje
Jorge Sánchez




  • Auditorio Nacional Flamenco
  • Auditorio Nacional Flamenco
  • Auditorio Nacional Flamenco
  • Auditorio Nacional Flamenco
  • Auditorio Nacional Flamenco
  • Auditorio Nacional Flamenco
  • Auditorio Nacional Flamenco
  • Auditorio Nacional Flamenco
  • Auditorio Nacional Flamenco
  • Auditorio Nacional Flamenco


El Flamenco se cuela en el Auditorio Nacional de Música, de Madrid y se queda.

Ya se habían celebrado algunos conciertos de forma esporádica, como una isla en un océano.

Este año es diferente ó parece serlo. Durante 4 meses, se presentó “Andalucía Flamenca”, organizado por la Agencia Andaluza del Flamenco y con la colaboración de la dirección del Auditorio. José Manuel López y Jesús Clavero, han sabido acoger, por fin, parte de nuestra música e integrarla en los programas fijos de la Gran Casa.

Hito histórico. Así lo valoro, aunque para los críticos y fotógrafos “especializados”, parece que pasó desapercibidos.

Y el público, el gran público, afortunadamente respondió. La mayoría eran asiduos del mundo “clásico”. Por supuesto que es un público con mucha sensibilidad musical y con el gran flamenco, es fácil llegar al corazón. Sentimiento.

El gran reto ha sido un éxito.


Un programa muy oficial, excesivamente oficial.

Asistí a tres conciertos, con diversa suerte. Entrar de la mano de Juan Peña “El Lebrijano”, es siempre un honor.

Dorantes trajo “su” piano. ¡ó ya estaba allí!. Pastora Galván ¡Para un poquito Pastora!. Sobresalió el joven cantaor, Juan San Juan. Tuvo un día brillante, y esperamos verlo más habitualmente.

Responsabilidad. En el Auditorio Nacional, los aplausos suenan diferentes. Son únicos. Los genios pasan por aquí. Y la acústica se multiplica y el efecto es maravilloso.

Y eso debió de pensar “Arcangel”. La joven figura, que ya tiene superados todos los escenarios. Se encontró allí, solo. Si, solo. El y su voz. El público en la sombra. Y cantó. Sobrio. Serio. Mirada perdida. Corazón roto y mano tendida. Y la Sala atronó en aplausos. Aplausos flamencos. Muy flamenco el Tirititran, tran, tran, al bajo. Flamenco. Flamenca ¡ó clásica! la guitarra de Miguel Ángel Cortés.

El público disfrutó con este ciclo. Me congratulo de un espacio nuevo y de este prestigio, para la cultura popular. Enhorabuena a los que lo hicieron posible.