Apetecible


Discos Flamencos
Alain Pérez
Globomedia, 2009
Pablo San Nicasio Ramos


Su nombre saltó al panorama español nada más conocerse que sería el bajista del nuevo, y último hasta la fecha, grupo de Paco de Lucía. Con apenas cuarto de siglo de vida, un cubano se hacía con las riendas armónicas de una banda legendaria y esencial para el flamenco. Teniendo por ello que sustituir en el papel a nada menos de Carles Benavent. El auténtico “santón” del bajo en España.

Algo tendría este chaval que al maestro de Algeciras interesó sobremanera y que nadie o casi nadie, por aquí conocía. Aunque sería bueno recordar que Alain Pérez ya había colaborado con gente del flamenco tan importante como Enrique Morente, quien le auguró un éxito que no deja de crecer.

Con una formación brutal (guitarra clásica, eléctrica y dirección de orquesta finalizadas con las máximas calificaciones en la mejor institución de la Habana) y unas garantías más que solventes, la tradición familiar también cuenta, Alain venía de trabajar en su país, por ejemplo, con Irakere (o lo que es lo mismo, la principal vanguardia cubana).

Bajista, pianista, guitarrista, arreglista, compositor, letrista…presentamos aquí el tercer trabajo discográfico (increíble y muy premiado ritmo de creación en tan corta vida) de este espigado cubano. Disco donde Alain además hace de vocalista con descarado y fresquísimo talento, acentuando aún más el impacto que causan tamañas condiciones. Desde luego que Paco de Lucía conocía el valor del boca a boca y sabía donde buscar.

Doce temas de desamor y roneo donde se entrelazan la salsa, el pop, el rock, el funk…aderezados por una increíble nómina de colaboraciones y donde sobresale una muy escueta y flamenca intervención de Paco de Lucía en “Apetecible”, tema que da nombre al disco.

Además del guitarrista gaditano, aparecen y son reseñables por su vinculación flamenca, nombres como los de Juan de Juan, Niño Josele, Jerry González o Antonio Serrano entre otros.

Era necesario reseñar este trabajo, no tanto por su contenido flamenco, nulo o casi nulo, pero sí por la calidad que atesora la música que hace uno de los intérpretes que colabora con uno de nuestros artistas más universales.