Antonio Piñana, el toque de un genio


Reportaje
Jorge Sánchez
Julio 2015


Celebro los 75 años del buen Arte de Antonio Piñana y digo claro y alto, que hemos y sobre todo tenemos, un Artista genial, único, con un toque que sabe y huele a Arte y un sonido que tiene todas las esencias que nos transportan a lugares soñados. Y repito, tenemos.




  • Antonio y Curro Piñana
  • Curro y Antonio Piñana, en el C.C. de Conde Duque, en Madrid
  • Curro Piñana
  • Curro Piñana
  • Curro y Antonio Piñana, por Cantes Mineros
  • Antonio Piñana
  • Antonio Piñana
  • Curro Piñana
  • Curro y Antonio Piñana, en el Festival LaborArte


Festival LaborArte.

Se celebra en Madrid, el primer Festival LaborArte, como simbiosis del mundo laboral y de la cultura. Un nexo de unión, organizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con diversos actos culturales, de un variado contenido, para realzar ambas actividades.

En el apartado de Flamenco, dos personalidades que han difundido mayormente los Cantes Mineros, en esa unión de los dos frentes, trabajo y cante de dos cartageneros de postín.

Poco público acudió a la cita, en la bonita Sala del Centro Cultural de Conde Duque, aunque ya estamos acostumbrados a que con unos buenos programas, no se tiene el reconocimiento que se merece y todos deseamos.

Curro Piñana, por Cantes Mineros.

A un público ávido de conocer los cantes, Curro Piñana nos lo explica de una manera sencilla y muy didáctica. Mas tarde, vendría la práctica, con su cante. Nos cuenta los términos de los Cantes Mineros, ya sean los cantes de levante, minería, mineros levantinos y tarantas, bien de Almería, Jaén o Mineras, sean de Cartagena o La Unión,. Estos cantes aparecen en el último tercio del s. XIX, con los clásicos y sobre todo con los cafés cantantes, relacionados sobre todo con La Unión, la llamada "nueva California" y en Madrid, de gran popularidad y éxito. 2 grandes artistas fueron los que empezaron a difundirlos, Antonio Rojo "El Alpargatero" y Antonio Chacón.

Empieza Curro enfrentándonos con los diferentes cantes, primero por Cartageneras, la de "El Alpargatero" y luego la de Chacón. Fandango con taranta, con un bellísimo diálogo del cante y el toque. Minera y Murcianas "… la molinera, vente conmigo al molino, tú serás mi molinera …." Y terminando con la Taranta. Una gran lección de los Cantes Mineros, que afortunadamente pudimos disfrutar.

Para que el concierto fuera más ameno y dinámico, el artista intercaló unos buenos cantes por Tangos, recordando al gran Chano Lobato, Guajira para mostrarnos la dulzura de otras tierras, Solea sentida y vibrante y terminar por Alegrías.

Me gustó mucho Curro, con una voz limpia, suave, sentida a veces y clásica otras. Posee la virtud del conocimiento y dio el temple en el momento justo. Gran cantaor, sin florituras ni grandes gesticulaciones, pero todo con mucho "sentio".

Antonio Piñana al toque.

El concierto, aun teniendo la virtud de la buena enseñanza y el buen cante, tuvo la osadía de tener "detrás" un Genio.

No sé si es clasicismo, no se si es antiguo, no sé si los sabores que encumbra Antonio Piñana son de otra época o son lo que deben de ser, no lo sé, pero lo que transmite, lo que nos llega es algo inusual. Nos llega el Sentimiento al oírle rasgar, dialogar con el cante, nos llega el Temperamento por Soleá, la posesión de la dulzura y los elementos para que el sonido sea diferente. Poseer una gran guitarra y unas manos a su servicio es algo sublime y con ello, la virtud de un artista privilegiado. Estamos ante el toque de un artista que nos transporta a la Gloria. Estamos ante Antonio Piñana, un Genio. Gracias y un Honor.