Anartista


Discos Flamencos
José Antonio Rodríguez
Warner Music, 2013
Antonio Nieto Viso


El guitarrista José Antonio Rodríguez nació en Córdoba en 1964, y desde 1984 es profesor titular de guitarra flamenca en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba (valga la redundancia). Una larga trayectoria musical para avalar sus trabajos discográficos hasta llegar a este nuevo trabajo titulado “Anartista”, en el que a lo largo de doce cortes hace una apertura a otras músicas no flamenca, pero para el oyente son otras experiencias auditivas en las que estaremos o no de acuerdo, pero esto es lo que toca, analizar y avanzar, y a eso los flamencos nos estamos acostumbrando porque creemos que estos experimentos han venido para quedarse. Así que siendo generoso en comprensión, y con los mejores sentimientos voy a describir para ustedes lo que siento escuchando este Cd.


Hay poco flamenco, es verdad, pero se disfruta plenamente percibiendo los distintos estilos que conforman los instrumentos intervinientes aparte de la guitarra, son: bajo, batería, trompeta, saxo, trombón, percusión, y palmas; que dicho sea de paso conforman cada uno en su cometido una leal colaboración sin afán de protagonismo por ninguna parte.

“Contigo” es el primer corte en el que también escuchamos la voz de Antonio Orozco, la guitarra en aire de rumba pone un sonido poco convincente, y que me parece lo más débil de este trabajo.

“Danza del amanecer” es una buena combinación musical en perfecta comunión con los sonidos de los instrumentos intervinientes que giran en torno al toque de José Antonio Rodríguez.

“Mi inspiración” es muy agradable para el oído, y además cuenta con David de María como voz para dar cabida a todos los públicos, es una melodía atractiva para este tema de música ligera, muy bien conseguida.

“Francisco Alegre” en colaboración con Carmen Linares, José Antonio Rodríguez demuestra su auténtica capacidad para conseguir una nueva versión personal de este archiconocido tema de la canción española, con la que cada vez se van identificando en los repertorios de los cantaores más jóvenes. La universal Carmen seduce con su cante a la guitarra flamenca en un ambiente relajado de mutua comprensión. No me parece acertado el remate final musicalmente hablando; en mi opinión la realización debió tener en cuenta haberle dado más tiempo al tiempo, es decir haber alargado un poco más la diacronía sonora.

“Que más da” es un corte envolvente, que es protagonista de los movimientos musicales que han sido enumerados al principio. Un tema moderno de plena actualidad para todos los gustos.

“Soñar” es otro bello tema que cuenta como vocalista con la extraordinaria aportación de Mafalda Arnuth, una gran dama del fado portugués, que puede estar entre lo mejor de “Anartista” que parece inspirado en la penumbra del principio de una noche de verano a orillas del Guadalquivir.

En séptimo lugar está “Casablanca”, otra vez los ritmos marcan a los participantes con la vocalista que pone la sensibilidad y variedad con respecto a todo lo escuchado hasta ahora.

Dos grandes guitarristas José Antonio Rodríguez, y Manolo Sanlúcar interpretan “Mixorumba”. Interesante y atractivo resulta por todo el recorrido hasta el final por la gran variedad y personalidad diferente de estos dos maestros que nos dejan para la posteridad un toque soberbio lleno de sabiduría de estos dos fenómenos musicales.

La melodiosa voz de Vanesa Martín es un regalo para el oído en, …”Y te creí”, con lo que es capaz de poner de manifiesto las cosas bien hechas. El tema lo ha situado el guitarrista con su toque en el momento adecuado para que psicológicamente deje una huella perdurable en quien lo escuche.

Lo mejor de este Cd., en mi opinión, el que más me gusta es “Farruca del desconsuelo”. Aquí concretamente José Antonio Rodríguez toca flamenco, es para apreciarlo y disfrutarlo en toda la autenticidad, una versión personal que perdurará en la mente de los que le gusta el toque propio de la guitarra flamenca de concierto.

“La ciudad ideal”, con letra y música del propio José Antonio Rodríguez, es un homenaje a la ciudad que le vio nacer, el toque va marcando cada paso por las calles y plazas de Córdoba que atrapan al visitante para siempre. Las notas de la guitarra esparcen honor, grandeza, historia, y pasado, engrandecido todo esto con la voz de Santiago Auseron describiendo los pasajes en que va describiendo cada lugar.

Irremediablemente, el final llega con “Toná del agua” contando con la colaboración especial del cantaor Arcángel, una voz joven y revolucionaria que queda demostrado en las tonás que aquí acomete, introduciéndole a lo viejo la tradición y la vanguardia, el presente lo busca por otros caminos del cante.

Guitarra y cante con formas de expresión distintas para estos convulsivos tiempos que musicalmente estamos viviendo en el flamenco en particular. El concertista se despide queriendo decir hasta pronto, pero esperamos que José Antonio Rodríguez nos traiga un trabajo en el que la protagonista sea la guitarra flamenca autentica sin más acompañantes.