Alrreó de la fragua


Discos Flamencos
Nano de Jerez
Pasarela (2005)
Marcos Escánez Carrillo


Según Paco Vargas, << “Alrreó de la fragua” tiene su origen en un disco promocional que el cantaor grabó para la inauguración del hotel Alcora en Sevilla hace unos nueve años >>.

O sea, que no se trata de un disco actual, por lo menos en su totalidad, ya que al parecer hay algunos cantes que sí se han grabado especialmente para la ocasión. Ha llovido desde que en 1977 grabara su primer disco, y ahora tampoco tenemos la oportunidad de escuchar un registro actual…

Pero también ha llovido desde aquella fragua que en 1984 rodeaba con su hermano y su padre, el Tío Juané. Entonces éste último ejercía de protagonista, de albacea y transmisor de cultura y de tradición, mientras que el Nano y su hermano el Gordo aparecían como aprendices con un destino marcado, el de continuar las enseñanzas, la tradición heredada de sus mayores.

Nos ha alcanzado el año 2005, y con el Tío Juané desaparecido, el Nano convierte el lienzo donde su padre escribió su legado cultural en una pizarra sobre la que dibuja todo aquello que aprendió de sus mayores y que posteriormente ha podido desarrollar él mismo.

Cayetano Fernández, que es como se llama este jerezano de pro, deja en este disco una muy buena muestra de sus facultades cantaoras, con sus detalles sobresalientes y como es lógico, con sus carencias.

El Nano de Jerez es un cantaor fundamentalmente festero, por la tendencia natural que da el acompañamiento al baile durante muchísimos años y por preferencia personal. Y se nota que es en estos palos de compás, además de en la soleá pá escuchar, donde este cantaor presenta mejores registros de voz.

En esta tesitura y con un jondísimo eco, obedece a la estética marcada por Antonio Mairena, aunque en una línea más superficial en cuanto a la variedad de estilos se refiere. Se hace acompañar por la guitarra de Fernando Moreno, defensor a ultranza del toque local, que ajusta perfectamente la cuadratura del cante y que nos hace recordar las grabaciones de los años 70 por no aportar ningún aire nuevo a este registro.

Cayetano aprovecha la ocasión para hacer una mirada retrospectiva a modo de homenaje hacia su padre, al Borrico o a Antonio Mairena, con constantes referencias a sus vivencias en la fragua del Tío Juane.